Investidura: todos miran al día después

Todos incluso Sánchez y Rivera están convencidos que Pedro Sánchez va a fracasar en su intento de investidura que se pondrá en marcha esta semana. Lo que hace que sus primeros adversarios de Podemos y PP ya estén mirando al sábado 5, el día después de la segunda y la definitiva votación del viernes 4. Por ahí van los tiros de este intento de Sánchez aunque falta por adivinar que ocurre en la Cámara durante el debate en el que se van a estrenar Albert Rivera y Pedro Sánchez.

La investidura de Sánchez atraerá la mayor atención del martes aunque en esta su primera jornada asistiremos a un monólogo del candidato socialista porque el presidente del Congreso, Patxi López, se empeñó en hacerle un ‘aclarado’ a su compañero de partido para que disfrute su estreno con la ventaja televisiva de un discurso vespertino, sin réplica alguna de los partidos opositores que se iniciarán en la mañana del miércoles a unas horas de imposible seguimiento por los ciudadanos.

Pero el monólogo de este político áspero y de tensas maneras que es Pedro Sánchez no parece que le vaya a servir de mucho por más que desde PSOE y Ciudadanos se presione respectivamente a Podemos y al PP para que permitan la investidura de Sánchez con su abstención. Lo que no tendrá efecto y menos aún con acusaciones infantiles como las que afirman que hay una ‘pinza’ entre Iglesias y Rajoy, y no digamos si además se incluyen insultos y descalificaciones contra aquellos a los que se pretende pedir un favor y a los que unos y otros llaman trileros.

Todo el proceso de investidura de Sánchez y la colaboración de Rivera ha estado marcado por un sin fin de errores y ahora, como si los demás fueran idiotas, pretenden que PP y Podemos, primer y tercer partido del país les regalen la presidencia del Gobierno de España al segundo y cuarto que son los que respectivamente ha perdido las elecciones en el ámbito de la vieja y emergente política.

La literatura políticamente barata y pomposa sobre el pacto PSOE-C’s en relación a un idílico ‘pacto histórico hacia la segunda transición’ no impresiona a PP ni a Podemos y además no es verdad. Ni tampoco les garantiza al PSOE y Ciudadanos una mejora y victoria en un eventual y nuevo proceso electoral, porque la foto de Iglesias con Sánchez puede costarle votos del centro derecha a C’s, sobre todo si Rajoy se retira del cartel del PP. De la misma manera que la derrota de Sánchez durante la investidura puede perjudicar a los socialistas en beneficio de Podemos si Pablo Iglesias saliera reforzado de su primer debate parlamentario. Y sobre todo si en esas nuevas elecciones Podemos e IU acuden juntos a las urnas bajo el auspicio de Julio Anguita que parece estar animando esa operación.

La pregunta de ¿quién ganó el debate? tendrá por primera vez en este Parlamento cuatro candidatos al título, lo que de por sí ya es toda una novedad. Pero hay una incógnita que al día de hoy ya tiene respuestas: la investidura la perderá Sánchez y en menor manera Rivera su socio en este imposible y por ello temerario viaje hacia ninguna parte. De ahí que los cuatro actores de espectáculo parlamentario deben tener muy en cuenta que a partir del día cinco se empiezan a dar nuevas cartas en la partida de la investidura, por lo que deberán moderar sus discursos si quieren encontrar nuevos aliados con los que pactar.