Sánchez utiliza las bases para burlar a González y ‘barones’

Los escribíamos ayer y se ha confirmado. Pedro Sánchez ha decidido que sean las bases quienes decidan sobre los pactos de gobierno que piensa explorar y concluir, para sortear con ellos las barreras que les pudieran imponer los barones del partido y la vieja guardia de Felipe González. Sin embargo Sánchez, que empezará a negociar con Podemos y Ciudadanos, aún no tiene apoyos suficientes para su investidura.

No ha ganado la guerra pero si este segundo pulso del Comité Federal que se ha visto sorprendido por la novedad de la consulta a las bases –algo que nadie puede negar democráticamente- de sus posibles pactos de Gobierno. Lo que de llevarse a cabo anularía las presiones de la vieja guardia felipista y de algunos barones del PSOE como la presidenta de Andalucía Susana Díaz que ayer se mostró visiblemente alterada por su fracaso e intento de boicotear a Podemos con un discurso lamentable y hueco, muy al estilo de su personalidad populista y escasa formación.

Además, y este ha sido su mayor éxito frente a Felipe González, Pedro Sánchez ha vuelto a recibir el apoyo del Comité Federal para impedir que Mariano Rajoy llegue a ser presidente del Gobierno al mantenerse el boicot total del PSOE a un gobierno el PP. Cosa a la que se oponía el ex presidente González cuando recientemente declaró que no se debía bloquear a otros para que no formen gobierno.

Vamos a ver hasta donde llega Sánchez pero está visto que los viejos felipistas del PSOE no acaban de entender el cambio que se produjo el 20-D ni el sentimiento de las bases del PSOE. Y Sánchez avanza solo y por ahora con paso firme a explorar su investidura, lo que no le será fácil. Pero si fracasa en el intento y hay elecciones anticipadas nadie podrá culparle de no intentar un pacto de gobierno progresista y del cambio, frente a sus barones conservadores y González que en el fondo buscan la gran coalición PP-PSOE.

Además Sánchez ha programado la fecha del 8 de mayo para elegir al secretario general y candidato a unas posibles elecciones anticipadas, relegando el congreso del PSOE, por el momento, al 22 de ese mismo mes, lo que le da margen para maniobrar. Y para iniciar el diálogo con Pablo Iglesias y Albert Rivera.

En conjunto, las decisiones de ayer del Comité Federal favorecen los propósitos iniciales de Sánchez, aunque el desenlace de su aventura está por ver. Pero sobre todo dejan a Rajoy y al PP en la vía muerta y sin posibilidad de pactar con nadie porque ni siquiera con Ciudadanos los del PP –y menos aún con Rajoy- lograrían sus propósitos. Por ello Rajoy deberá decir el próximo martes al Rey Felipe VI que sigue sin estar en condiciones de presentar su investidura por falta de apoyos lo que podría animar al monarca a encargar a Pedro Sánchez intentarlo.

De manera que si el PP tiene algo más que ofrecer al margen de la cabeza de Rajoy –a quien se da por políticamente muerto- que lo diga. Y ese algo no es otra cosa que ofrecer la presidencia del Ejecutivo a alguno de los integrantes de un eventual pacto constitucional que no sea del PP, si es que los populares desean permanecer en el Gobierno. Porque si salen su futuro será judicialmente muy duro y políticamente malo porque habrá crisis interna en el PP y dura lucha por el poder.

Naturalmente, al PP y Rajoy (como a todos los demás) le quedan las elecciones anticipadas como posible alternativa si Sánchez no logra formar gobierno, pero eso tampoco está claro que pueda mejorar la situación del PP porque los casos de su corrupción, actualmente en ebullición, los marcarán con una especial virulencia. Lo ocurrido en Valencia es solo la traca inicial.