La guerra de Siria llega a París

La guerra del terrorismo islámico se ha instalado en Europa con un brutal y múltiple atentado del terror yihadista que ha vuelto a golpear el corazón de París, en un ataque demoledor y criminal que ha pillado por sorpresa a las fuerzas de seguridad de Francia y a sus servicios de inteligencia y que ha dejado decenas de muertos y heridos.

Un ataque perpetrado a la vez en distintos lugares del centro de la capital parisina, provocando el pánico y la desolación mientras varios de los terroristas, que gritaban ‘Esto es por Siria’, se inmolaban tras la masacre haciendo explotar sus cinturones llenos de bombas, pero tras haber fusilado a decenas de inocentes con sus ametralladoras. Algunos de ellos tomados como rehenes en una sala de fiestas, donde finalmente fueron abatidos por fuerzas especiales de la policía y el ejército.

Estos trágicos acontecimientos han desatado las alarmas en la capital de Francia, donde está previsto el inicio de la cumbre mundial del clima con presencia de 40 jefes de Estado y de Gobierno, y han servido para poner en máxima alerta a los gobiernos de la Unión Europea, España ahí incluida.

La mención a Siria hecha por los terroristas confirma la idea de que la intensificación de los bombardeos de la fuerza multilateral aliada de los países occidentales, y la intervención aérea de Rusia, en Siria e Irak contra las tropas y posiciones del Estado Islámico podría estar en el origen de esta nueva masacre. La que coincide en un momento político de especial tensión en la UE por causa del problema de los refugiados que llegan a Europa desde esas zonas de conflicto bélico.

No olvidemos, en estas circunstancias, que hace solo algunos meses tuvo lugar en París otro de los ataques terroristas islámicos contra la redacción del semanario ‘Charlie Hebdo’ donde fueron abatidos varios periodistas. Y desde donde los autores del terror huyeron para luego capturar varios rehenes que posteriormente fueron liberados por las fuerzas de seguridad, que finalmente abatieron a los criminales.

Naturalmente todos los gobiernos de Europa han transmitido a Francia su apoyo y solidaridad, pero la pregunta que surge tanto en París como en Madrid y otras capitales occidentales es la de si esto que acaba de ocurrir en Francia es un hecho aislado o el principio de una ofensiva del terror islámico para demostrar que la guerra de Sira e Irak en curso se ha extendido, o se va a extender de manera premeditada, al corazón de la UE para obligar a los gobiernos occidentales a suspender los ataques aéreos y abandonar los campos de batalla del Oriente Próximo.

Estamos pues en guerra con el terrorismo islámico y es hora que los gobiernos de la OTAN –a ser posible concertados con Rusia- no solo ataquen al Estado Islámico con ataques aéreos selectivos sino que han de poner pie en el campo de batalla para arrasar esos ejércitos de una vez, porque su actuación y discurso político está incendiando a medio mundo y animando a la guerra santa a muchos islamistas de los que habitan, de manera masiva, en países como Francia y España.

Si estamos en guerra abierta con el fanático y cruel Estado Islámico hora es que las fuerzas aliadas occidentales entren a fondo en la batalla del Oriente Próximo. Al tiempo que es urgente y necesario que los gobiernos de la UE eviten acciones xenófobas de represalias en contra de los musulmanes pacíficos porque las consecuencias de esos enfrentamientos sería tremendas, no solo para Francia sino también para todas las naciones de la UE.

Un territorio donde se espera un cierre en cadena de fronteras, que sufrirán los refugiados del éxodo sirio que corren el riesgo de quedar empantanados entre dos conflictos y sin tener a donde ir.