Los ‘sabios’ del PSOE se pasan de listos

El llamado Comité de Sabios del PSOE que elabora propuestas para la reforma de la Constitución Española y especialmente en lo relativo a la crisis catalana y el modelo territorial español, se lo están tomando con mucha calma y misterio para no comprometer la posición electoral del PSC en los comicios catalanes del 27-S y la del PSOE en las elecciones generales del otoño.

Pero en todo caso y por lo poco que se va sabiendo de sus planes y sus reflexiones sus iniciativas siguen la estela que marcan los nacionalistas secesionistas de Convergencia y ERC, lo que hace que sus propuestas -por más que la opción federalista viene de lejos- estén marcadas por la amenaza de la independencia y el incumplimiento manifiesto de la legalidad. Lo que poco a poco van imponiendo Mas y Junqueras -ante la pasividad del PP y del PSOE- y que pretende alcanzar su objetivo en una declaración de la independencia de Cataluña en el caso en el que la llamada ‘lista unitaria por el sí’ logre la mayoría de la Cámara catalana, independientemente del nivel de los votos conseguidos.

Es de esto de lo que tienen que hablar los ‘sabios’ del PSOE y todos sus dirigentes políticos catalanes y nacionales españoles. Del necesario y obligado cumplimiento de la legalidad por encima de todo y antes de cualquier reforma. Y acto seguido estos campanudos sabelotodo lo que deberían hacer y aportar es un inventario verdadero que haga frente a la mentiras de los independentista sobre la Historia de Cataluña, la relación política, económica y social catalana con el resto de España, y sobre la importancia de pertenecer a la UE y la imposibilidad de estar en ella si se abandona el Estado español, o cualquier estado de la UE.

Y dado que los sabios se supone que son de izquierdas, deberían de profundizar en los conceptos de la solidaridad e internacionalismo sin fronteras, por encima del discurso de ‘los sentimientos’. Y a sabiendas que el proceso independentista catalán es una iniciativa que parte y financia la burguesía conservadora y elitista catalana en menoscabo de las clases sociales más desfavorecidas y en su gran mayoría oriundas de la emigración a Cataluña de ciudadanos de otras muchas regiones de España.

Los pomposos discurso federales -que por otra parte ya no quieren los nacionalistas ni los españolistas-, confederados o de Estados asociados necesitan de una previa clarificación y del firme y público compromiso del PSOE –y del resto de la izquierda de Podemos e IU- sobre el respeto de la legalidad, sobre la verdad de la relación de Cataluña con el resto de España y sobre la solidaridad, máxime en este tiempo de crisis.

Pasar por encima de todo esto para no comprometerse electoralmente y dedicarse a hablar sobre la futura composición del Senado parece una frivolidad, cuando lo que está en juego aquí y ahora –dentro de 47 días- es el desafío independentista de Artur Mas. Una tomadura de pelo con la que los sabios se pasan de listos para evitar dar la cara en estos momentos cruciales y electorales, Como la cara y algo mas deberían de dar en Cataluña los empresarios e instituciones financieras catalanas a favor de la unidad de España como hicieron sus homólogos en Escocia con motivo del fallado referéndum escocés.

En suma, primero la legalidad, luego la verdad histórica, económica y europea y finalmente la solidaridad. En todo caso, todo lo que estos ‘sabios’ tengan en mente o proyectado sobre un papel lo deberían de hacer público antes de las elecciones catalanas y generales para que los españoles opinen abiertamente sobre todo ello. Y no después para que se apañe en los despachos lo que se ha ocultado a la sociedad y para que unos ‘listos’ empiecen a sacarse conejos de la chistera sin el previo veredicto del conjunto de la sociedad española que es donde reside la soberanía nacional.

Y ese es el hecho fundamental frente al pretendido y victimista ‘hecho diferencial’, que está reconocido en la Constitución Española para las llamadas ‘nacionalidades’. Salvo que volvamos al discurso de Zapatero sobre el Estado nación de naciones, lo que sería un motivo más para que los ciudadanos conozcan la verdadera posición del PSOE antes de votar.