¿Prepara Rajoy el adelanto electoral al 27-S?

¿Está el presidente Rajoy meditando un adelanto de las elecciones generales para hacerlas coincidir con las plebiscitarias catalanas del 27-S? Si no es así ¿por qué tan urgencia para adelantar la base de los Presupuestos Generales de 2016, y por qué una rueda de prensa para hacer balance de una legislatura a la que le quedan seis meses? Una rueda de prensa donde no ha dicho nada nuevo y donde repitió tres cosas: que Cataluña no será independiente; que la economía mejora; y que él representa la estabilidad política y económica del país.

La único que garantiza el fracaso de los comicios plebiscitarios de Artur Mas es adelanto de las elecciones generales que coincidan con las catalanas del 27-S. Y lo que sería por parte de Rajoy la única decisión política de envergadura de su tiempo al frente del Gobierno. Porque el presidente insiste en que Mas no logrará sus propósitos, pero no explica lo que piensa hacer para evitarlo. Y pone los pelos de punta cuando promete que ‘no habrá elecciones plebiscitarias’ -¿cómo piensa evitarlas?- como dice que tampoco hubo referéndum, pero si que hubo Consulta del 9N, cuando Rajoy miró a otro lado con la excusa de la respuesta proporcional.

¿Está Rajoy tramando el adelanto electoral? O continua siendo el Rajoy de siempre, el inmóvil incapaz de arriesgar, o enfrentarse a los grandes desafíos de los secesionistas. El Rajoy que maniobra una y otra vez por detrás con los fiscales -rebajas de fianza a la Infanta Elena- y abogados del Estado, el que huye del compromiso y del ruido, y al que ‘el valor’ solo se le supone porque nunca entró en el combate político del cuerpo a cuerpo.

De la corrupción en boga con las Púnicas en marcha Rajoy no dijo nada de nada. Y menos aún del escandaloso nombramiento de Ignacio Wert como el embajador de España ante la OCDE para colocarlo, como si de un regalo de boda se tratara, junto a su nueva esposa y ex secretaria de Estado de Educación, Monserrat Gomendio a la que previamente Wert había colocado en la OCDE en París. Y todo ello en España, país con el récord del paro en Europa.

El presidente Rajoy pareció ayer que estaba de despedida, de fin de curso -o puede que incluso de la política si adelanta las elecciones-, pero no dio una sola noticia ni un titular. Insiste en que la economía va como ruedas -aunque tarde en llegar a los ciudadanos- y anuncia unos Presupuestos mas sociales o mas electoralistas, pero sin ninguna gran novedad.

Salvo que todo eso sea una fachada para tapar la gran decisión de un adelanto de las elecciones generales para hacerlas coincidir con las catalanas de Artur Mas. Para ver si eso es así habrá que esperar aún algunos días o semanas porque debe ser Mas el primero que convoque y acto seguido lo tendría que hacer Rajoy si es que se atreve a tomar semejante decisión. Debería hacerlo para evitar males mayores y, de paso dar a los secesionistas, una severa lección.