El PP no avanza y retrocede Podemos

Una cierta apatía y cansancio de la política está inundando al conjunto de la ciudadanía, después de los ruidos de las elecciones andaluzas, las municipales y autonómicas de mayo, las catalanas que se acercan en medio de las provocaciones de Mas y Junqueras y del espectáculo que ofrecen las alcaldías de Podemos con la ayuda de sus aliados ‘comunes, mareas y ahoras’, con sus tuits, y cambio de fotos, bustos, banderas y los nombres de las calles en vez aprender a gestionar la vida pública. Lo que está provocando decepción y la fuga de sus votantes del 24-M, reflejan las encuestas electorales.

La última de Demoscopia en el diario El País anuncia en primer lugar que el PP no levanta cabeza y ha perdido casi el 50% de los votos que logró en 2011 para pasar del 44,6% al 23,1 %. Un descalabro del que no logran salir por más que anuncien mejoras del paro y crecimiento. Entre otras cosas por el inmovilismo de Rajoy que él espera compensar con apariciones en público, lo que no está claro que le beneficie porque el rechazo que provoca es, como suele decir él: ‘muy importante’.

Para Rajoy todo es ‘muy importante’, pero más importante son para el desprestigio y el desdoro del PP los nuevos datos de la ‘red Púnica’ que se ve acompañada por idas y venidas de Rodrigo Rato de los tribunales a los yates y las intermitentes irrupciones de Bárcenas en los medios.

En cuanto a Cataluña Rajoy, como cuando la Consulta del 9N, no sabe qué hacer y no quiere hacer nada. A estas alturas no tiene candidato del PP catalán siguiendo su estrategia de aplazar todo hasta el final lo que condujo a Arias Cañete y Aguirre a unas campañas enloquecidas en la UE y en Madrid que acabaron rematadamente mal.

El PSOE, de la mano de Pedro Sánchez, ha mejorado según el sondeo de Demoscopia y llega al 23,5 %, pero no consigue alcanzar la pésima cota de Rubalcaba en las elecciones de 2011 con el 28,7 %. Pero la ruta que anuncia el sondeo revela una cierta tendencia a la mejora, gracias a los disparates de Podemos, y a la mejora inesperada de IU como respuesta al desprecio que les hizo Pablo Iglesias, duramente contestado por los intelectuales y artistas de la izquierda que lideró parte de la transición.

Quizás la caída de Podemos en el sondeo, al 18,1% -con respecto a los anteriores- y la subida de Ciudadanos a 16% sea lo más notorio de la encuesta. Porque si Albert Rivera -que se está llevando a los jóvenes del centro decepcionados por Podemos- supera a Pablo Iglesias la crisis de Podemos empezará a ser una realidad. Máxime si se recupera IU a los que el sondeo sitúa en un 5,6%, dándole la razón a Alberto Garzón en su propuesta de ‘Unidad Popular’, rechazada por Iglesias.

Se dice que el bipartidismo recupera un poco del terreno perdido y que los nuevos partidos o se desinflan poco a poco, como Podemos, o no acaban de romper el cristal, por la leve subida de Ciudadanos. Pero al día de hoy en el horizonte español no se adivina un gobierno estable y fácil de constituir y esa es la gran cuestión que en un futuro habrá que negociar. Y en la que desde luego y no se vislumbra una presidencia de Mariano Rajoy.