La UE y Grecia se acercan al acuerdo

Existe una palabra griega'Agonía'que significa 'sufriento expremo' o situación intermedia entre la vida y la muerte, que bien define los últimos momentos de la negociación de Grecia con la UE por culpa de Alemania y de sus alisdos (España ahí incluida) que han retrasado el acuerdo político inevitable para aparentar que han doblegado a los espartanos de Tsypras em este nuevo y aparente 'paso de las Termópilas'.

Tanto la Unión Europea como Grecia necesitan llegar al acuerdo sobre la prolongación del rescate griego que incluye la permanencia de Grecia en el euro. Pero da la impresión que los líderes europeos, y de manera especial Alemania, empeñados en evitar que parezca que la UE ha cedido políticamente ante Atenas están retrasando el pacto a pesar de unas nuevas y limitadas reformas griegas que incluyen un recorte de sus pensiones más altas y la subida del IVA entre otras ofertas de última hora hechas por el gobierno de Atenas.

Este lunes el Eurogrupo ha reconocido avances en la negociación con Grecia, pero el Consejo Europeo, que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno, se resiste a echar las campanas al vuelo con el deseo de vestir el acuerdo de manera que parezca una ‘rendición’ de Grecia en vez de una concesión política de la UE que sabe que los riesgos que se corren en el seno de la Unión son más altos que el coste económico del acuerdo con Grecia.

De ahí la resistencia de última hora de la ‘cumbre’ europea para dar luz verde al acuerdo, que permanece sometido a negociaciones de última hora que concluirán en una nueva reunión del Eurogrupo de mañana miércoles. Encuentro donde han de explicitarse todos los detalles de las reformas de los griegos, que también se incluyen los objetivos de déficit para el año 2018. Al tiempo la UE aceptaría renovar el segundo rescate financiero para Grecia pero sin garantizar el tercero y definitivo.

¿Por qué los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se empeñan en esta larga agonía cuando saben que no tienen escapatoria ni más salida que la de firmar el pacto con Atenas?

La respuesta no es fácil porque a estas alturas sería muy dramático imaginar que el Consejo de la UE aplaza el anuncio del pacto final solo para salvar la cara que ya han perdido. Como perdieron un tiempo precioso para acabar con esta crisis por falta de voluntad política y de posiciones unánimes en el seno del Consejo donde Italia, Francia y la Comisión Europea son propicios al acuerdo mientras que Merkel y sus aliados del norte europeo se resisten a que el pacto parezca una concesión de la UE en vez de rendición y una marcha atrás y rectificación de Grecia.

Y España, ¿qué hace España? Pues jugar junto a Merkel a ver si con ello la canciller le garantiza a Rajoy la presidencia del Eurogrupo que le ha pedido España y que sigue en el alero. Una posición arriesgada porque Rajoy sabe que el fracaso del pacto con Grecia tendría graves consecuencias para España y para sus objetivos ee crecimiento o recuperación económica.

No obastante Y pendientes del tramo final de los trámites en torno a la negociación de la UE con Grecia. Los europeos saben que ya no tienen más remedio que llegar a un acuerdo porque de lo contrario perderían todos. Y no solo los griegos sino que ahora y sobre todo la UE porque el fracaso abriría una crisis añadida entre las primeras naciones europeas, empezando por una tensión renovada entre París y Berlín.

La información de que el Gobierno del presidente Obama presiona a la UE en favor de Grecia y sigue de cerca las negociaciones constituye una prueba más de que el acuerdo con Grecia no puede tener marcha atrás. Merkel lo sabe pero quiere vestir el pacto a su favor como una rendición de Atenas a sus exigencias cuando en realidad se trata ee una concesión política ee la UE que sin duda llega tarde e incluso a costa de poner en peligro el acuerdo final, lo que no deja de ser un último error y falta de responsabilidad del Gobierno alemán que teme que Tsypras les haya dejado, tras el acuerdo, un enorme caballo de madera en el centro de Berlín.