Un pacto de PP, PSOE y C´S dejaría a Podemos fuera de juego

Cuidado con la posibilidad de un pacto tripartito entre el PP, el PSOE y Ciudadanos, los tres partidos constitucionalistas, para buscar acuerdos de gobierno en los principales Ayuntamientos y Comunidades de España porque ello dejaría completamente fuera de juego a Podemos y a su líder Pablo Iglesias. La base del pacto estaría en manos de Albert Rivera y de sus apoyos respectivos al PP y al PSOE, en menoscabo de nacionalistas independentista (Compromis, por ejemplo en Valencia), y sin que Sánchez tuviera que explicitar un acuerdo directo con Rajoy ni viceversa.

El máximo secreto impera en las negociaciones entre los primeros cuatro líderes políticos del país para los pactos de gobierno en los principales municipios y Comunidades Autónomas. Acuerdos que, en un principio, parecían marcados por una línea divisoria ideológica ante el anuncio de Pedro Sánchez de no pactar con el PP -lo que rechazó Susana Díaz desde Andalucía-, pero que están evolucionado hacia posiciones más moderadas por el impulso de Ciudadanos y por la soberbia de Pablo Iglesias exigiendo a los socialistas un giro de 180 grados, lo que ha sido contestado duramente desde la sede del PSOE.

El martes Albert Rivera conversó con Mariano Rajoy y Pedro Sánchez y ayer Sánchez se entrevistó con Rajoy y Pablo Iglesias. Y de esos cuatro encuentros van a salir los pactos, donde pueden surgir importantes datos si, finalmente, los llamados partidos constitucionalistas Ciudadanos, PSOE y PP, llegan a acuerdos importantes por acción u omisión –abstención de los unos y los otros- lo que supondría un severo revés para Podemos y su líder Iglesias.

El acuerdo ‘tripartito’, con apoyo de Ciudadanos a unos y otros en distintas comunidades autónomas, y las abstenciones notorias de PP y PSOE, podría permitir los siguientes resultados: el PP conservaría Aragón, Baleares, Castilla y León, Castilla-La Mancha, La Rioja, y Murcia; y el PSOE ganaría en Madrid, Andalucía, Canarias, Valencia, Asturias y Extremadura.

Seis Comunidades para el PP de escasa relevancia, y otras seis para el PSOE, pero incluyendo las importantes de Madrid, Andalucía y Valencia. En todas ellas la llave de la gobernabilidad la tendría Ciudadanos y los de Podemos perderían su capacidad de control. Por fuera del pacto tripartido quedarían en principio Navarra, Cantabria y Canarias.

Como se ve las alternativas que se presentan pueden ser mas complejas y variadas que las que inicialmente se vislumbraron sobre la base de pactos ideológicos que, en un principio, alineaban al PP con Ciudadanos y a PSOE con Podemos.

Pero las advertencias de Iglesias y la pretensión de Podemos de no respetar en la izquierda la lista más votada del PSOE en Aragón y en Valencia han abierto la tercera vía del pacto tripartido que aquí se expone y que tiene en su frontispicio cuatro elementos esenciales: defender los pactos entre los partidos constitucionales; cerrar el paso a los nacionalistas independientes, y forzar la alternancia en aquellas Comunidades donde la corrupción del PP es flagrante, como ocurre en Madrid y Valencia.

En suma las posiciones que defiende Ciudadanos y que pueden convenir a la vez tanto al PSOE como al PP. Un acuerdo ‘tripartito’ que podría tener su proyección en los grandes ayuntamientos cuya constitución es mucho más urgente -antes del 13 de junio- y que permitiría a estos tres partidos, PSOE, PP y Ciudadanos, abordar de una manera coordinada las elecciones del 27S en Cataluña donde Artur Mas pretende imponer unos comicios plebiscitarios e independentistas.

Naturalmente, esta tercera vía tripartita no es fácil de conseguir pero podría abrirse paso si los tres dirigentes, Rajoy, Sánchez y Rivera, renuncian a sus prejuicios iniciales y empiezan a pensar en el interés general, y a buscar un pacto de estabilidad nacional.