En las puertas del cambio

Comienza el cambio político en España y está bien que así sea porque este país necesita un revulsivo que ponga en marcha una reforma política y una regeneración moral e institucional de la vida publica. Y ese principio del cambio puede comenzar el domingo 24, aunque falta por ver el nivel del impulso de los nuevos partidos Podemos y Ciudadanos que en las últimas semanas parecían haber perdido algo de fuerza pero que, en todo caso, van a entrar en los gobiernos municipales y autonómicos de las principales ciudades de España y en muchas de las Comunidades Autónomas en liza.

Acaba la campaña electoral entre mítines acalorados y mas escándalos de corrupción y por fin llega la hora de la verdad y del principio del fin del bipartidismo del PP y del PSOE. La incógnita, pues, no está en saber si el bipartidismo va a imponerse con facilidad como en elecciones anteriores sino en saber hasta dónde puede llegar el nivel de los votos de Podemos y Ciudadanos. A los que según los últimos sondeos van a apoyar muchos jóvenes de este país, en menoscabo de PP y PSOE y también de IU y de UPyD, partidos estos últimos que pueden, respectivamente, perder mucha presencia política o simplemente desaparecer como puede ser el caso de la formación de Rosa Díez por su exclusiva culpa y responsabilidad.

Vamos a ver qué dicen los ciudadanos de todo esto porque está claro que este país necesita un cambio de política y de políticos para iniciar a partir de ahora un tiempo nuevo sin mayorías absolutas y con todos los controles posibles contra el abuso de poder y la corrupción. De ahí la importancia del cambio de la misma manera que deberá ser importante la responsabilidad de los nuevos actores de la política nacional a la hora de garantizar unos gobiernos estables que afronten los problemas de la ciudadanía en estos dos niveles, municipal y autonómico, que ahora entran en juego en los comicios del próximo domingo.

Las expectativas de los grandes partidos PP y PSOE son al cierre de la campaña electoral bastante inciertas. Los populares tienen en juego las comunidades y ayuntamientos de Madrid y Valencia de manera especial. El PSOE lucha por mantenerse como segundo partido nacional y también se juega en Madrid la apuesta de Sánchez por Gabilondo tras eliminar de la dirección de Madrid a Tomás Gómez. Pero los socialistas saben que el PP puede ser la lista más votada en muchos sitios y temen que Podemos les arrebate el liderazgo de la izquierda en otros.

Mientras, Ciudadanos parece ser el partido sorpresa que pretende llevarse votos del PP, del PSOE e incluso Podemos. Y como los seguidores de Albert Rivera parten de cero -al igual que Podemos- en el ámbito municipal y autonómico nacional sus resultados serán considerados en clave positiva a pesar de que en el campo no presentan muchas candidaturas, cosa que también ocurre con el partido de Pablo Iglesias. El que en las municipales acude en diversas coaliciones como ocurre con la candidatura de ‘Ahora Madrid’, que lidera la jueza Manuela Carmena, y se ha convertido en un test por las agresiones que esta candidata ha sufrido por parte de Esperanza Aguirre, la que, por otra parte, no ha cesado en crear polémicas y toda clase de incidentes hasta el punto de contaminar toda la campaña del PP.

Se ha hablado mucho en los últimos días de los votantes indecisos, pero ya estamos en la hora de la verdad y apenas faltan unas horas para que se abra la puerta electoral, que debería ser la puerta del principio de un cambio de la política de este país. Y que no se quejen PSOE y PP del posible castigo de la ciudadanía -que ya se vislumbró en las elecciones europeas de 2014-, no vaya a ser que si el castigo merecido no les llega ahora con clara intensidad la indignación subirá de tono y entonces el vuelco aparecerá a finales del año durante las elecciones generales que, sin duda estarán marcadas, por lo que ocurra en estos comicios que están a punto de comenzar.