Susana Díaz pierde los modales y la cabeza

Víctima de sus propios errores, la presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se dedica a increpar y descalificar a los partidos de la oposición andaluza porque no le facilitan la investidura y los llama ridículos e irresponsables diciendo que se ha perdido una semana y que Andalucía no puede estar tanto tiempo sin gobierno. Y lo dice quien al haber adelantado las elecciones andaluzas, privó a esta comunidad autónoma de un año más de gobierno estable hasta primeros de 2016, la fecha prevista para celebrar esas elecciones.

En efecto, el pasado mes de enero y con intención de cazar desprevenidos a sus adversarios políticos, PP, IU, Podemos Ciudadanos, Susana Díaz se aventuró a adelantar un año las elecciones convencida de que lograría una cómoda mayoría absoluta. Y también con la intención de demostrar en el PSOE que ella, y no Pedro Sánchez, era la líder imparable del Partido Socialista y estaba en condiciones de disputarle a Sánchez el liderazgo nacional en las primarias del mes de julio.

Pero el pasado 22 de marzo las urnas andaluzas hundieron las expectativas de Susana Díaz que, aunque resulto la más votada, perdió votos y escaños respecto a 2012, y para colmo no ha conseguido pactos para su investidura por su negativa a exigirles a Chaves y Griñán que asuman las responsabilidades políticas por los escándalos de los ERE y los cursos de formación que pagó la Junta de Andalucía, y al rechazar otras exigencias de los partidos de la oposición.

Y así, Susana Díaz ante su fracaso político y el riesgo de tener que volver a convocar otras elecciones en Andalucía -con Podemos y Ciudadanos ya instalados en el Parlamento andaluz y con derecho a la televisión oficial-, la lideresa del PSOE de Andalucía se ha quitado la máscara de su empalagoso discurso de investidura ofreciendo regalitos a la oposición y promesas sin garantías -‘somos nuevos pero no tontos’ le respondió Teresa Rodríguez desde Podemos- y ha comenzado a enseñar sus malos modales agrediendo al resto de los partidos andaluces.

A los que culpa de sus errores con palabras altisonantes, e incluso exigiendo al presidente del Gobierno Mariano Rajoy que le arregle ahora sus problemas utilizando los escaños andaluces del PP. Lo que no quiere Díaz es esperar al resultado de las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo, porque ello supondría que su investidura iba a depender de los pactos nacionales, regionales y locales del PSOE con otras fuerzas políticas, lo que finalmente la pondría en manos de Pedro Sánchez al que ella odia cordialmente.

Y el que, de momento, ya ha dicho que el PSOE no pactará con el PP lo que vuelve a dejar en evidencia la pretensión de Díaz de que Rajoy le arregle sus problemas en Andalucía a cambio de nada. Lo que no ocurrirá porque Díaz le negó al PP un pacto para que el PSOE andaluz apoye las listas más votadas en las alcaldías andaluzas, como se lo pidió Juanma Moreno líder del PP en Andalucía.

Es decir Díaz exige a Rajoy apoyos a su investidura a cambio de nada y hace lo mismo con Podemos y Ciudadanos mientras protege a Chaves y a Griñán para que permanezcan en sus escaños a pesar del escándalo de los ERE y los cursos de formación. Y ¿con qué derecho exige Susana Díaz a todos que la invistan presidenta mientras rechaza las justas peticiones de los demás y además los descalifica públicamente?

O Susana Díaz se ha vuelto loca en un ataque de soberbia y celos políticos con su compañero Sánchez o desconoce las reglas básicas de la cortesía en la política y de la democracia en general. Si no consigue apoyos para lograr su investidura lo tiene muy fácil: debe volver a convocar las elecciones en el sur. Pero ¿por qué no lo hace? Pues sencillamente porque sabe que en esta segunda vuelta ella tendrá un resultado mucho peor que el logrado el 22 de marzo, ante la presencia de Podemos y Ciudadanos en esa Comunidad. Es decir ella, Susana Díaz, ha caído de bruces en su pretendida ‘astuta’ trampa del adelanto electoral.