Sánchez ganó por ataques de Rajoy, que hizo propuestas

Pedro Sánchez durante el Debate sobre el estado de la Nación | Foto: EFE

Afirma el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que Pedro Sánchez (21,7 %) le ganó a Mariano Rajoy (21 %) el debate sobre el estado de la nación por 0,7 décimas de diferencia y sin que ninguno de los dos lograra llegar al 22 % de apoyos entre los encuestados. Dos valaraciones muy bajas que anuncian la decadencia del bipartidismo. Y lo que confirma la idea de que el debate no ha servido para mucho, que el desgaste del presidente del Gobierno es más alto que el del líder de la oposición quien, con su escasa victoria, consigue recuperar algo de liderazgo en su partido, a pesar de los muchos problemas internos que tiene en el PSOE.

Sin embargo, sobre el fondo de la cuestión sólo ha sido el PP el que aportó novedades e iniciativas y el que presentó una cuenta de resultados que si no es, al día de hoy, un buen balance de tres años de legislatura, sí contiene una tendencia positiva que empuja a España a la puerta de salida de la crisis.

El uso del poder sin duda desgasta pero, como decía Andreotti, mucho más desgasta el permanecer en la oposición. Y hasta el momento y al menos hasta final del presente año quien tiene el poder es Rajoy. Y quien está peor en las encuestas de intención de voto para los comicios generales es, sin duda, el PSOE de Pedro Sánchez.

Está claro que la agresividad del presidente Rajoy con Sánchez a propósito de la corrupción sobre la que fue increpado marcó la diferencia, ese 0,7 % de ventaja, a favor del político socialista, porque el presidente del Gobierno ha de serlo de todos los españoles y ha de cuidar las formas, por duras que sean las críticas que recibe de la oposición.

Sobre el fondo de la cuestión, que no es otro que la crisis económica que afecta de lleno a los españoles, las discrepancias de Rajoy y Sánchez han sido fundamentales. Porque si bien es cierto que al día de hoy, y tres años después de la llegada del PP al Gobierno, hay más paro, más impuestos, más deuda pública y más desigualdad y deterioro social, también es cierto que se empieza a recuperar el empleo (400.000 empleos el pasado año), que España creció el 1,4 % en 2014 y para 2015 se anuncia 2,4 % y medio millón de nuevos empleos. Como es cierto que mejoró la prima de riesgo, el crédito empieza a moverse y se ha saneado -rescate bancario incluido- el sistema financiero y el déficit del Estado, autonomías y ayuntamientos.

En el debe del Gobierno está, de manera flagrante, el grave deterioro social que en muchos casos conduce a situaciones dramáticas, que han aumentado la zona de las familias con serios problemas y la desigualdad social. A los casos más dramáticos el Gobierno ha llegado tarde y lo sabe, por ello Rajoy presentó una serie de medidas urgentes y novedosas contra los desahucios, ayudas para la contratación de parados, ley de segunda oportunidad para las familias y las empresas más endeudadas, cheques familiares, prolongación de ayudas a los parados sin recursos y eliminación de tasas judiciales para los ciudadanos.

Pero estas medidas que llegan tarde, y que el Consejo de Ministros del viernes ha comenzado a poner en marcha, servirán para paliar muchos de los casos de alto deterioro social. Pero no creemos que tengan el impacto electoral que el Gobierno espera de ello, porque la indignación ya tiene a sus propios partidos seleccionados como son Podemos en la izquierda y Ciudadanos en el centro. Dos formaciones convertidas en el refugio de los votantes que huyen del bipartidismo nacional. Dos formaciones que, desde fuera del debate han tenido presencia mediática en la discusión a pesar de no estar ni Pablo Iglesias ni Albert Rivera en el hemiciclo del Congreso.

Punto y aparte pues en el debate de la nación y entramos de lleno en el largo curso electoral del año con los comicios de autonómicos andaluces cuya campaña oficial está a punto de comenzar. Y ese sí que será, en el Sur de España, el primer test o sondeo electoral de verdad, a sabiendas que Andalucía es la Comunidad donde el bipartidismo PP-PSOE tiene mayor capacidad de resistencia frente al embate de las nuevas formaciones como Podemos y Ciudadanos, que por primera vez harán acto de presencia en esa Comunidad.