Grecia, un test crucial para Podemos, PSOE y la UE

Grecia se va a convertir en el banco de pruebas para una nueva política económica, social y financiera en la Unión Europea si Syriza gana las elecciones generales del próximo día 25 de enero. O puede que, incluso, Grecia sea la causa central de la desestabilización de la zona euro de la UE, camino de una Europa a dos o tres velocidades. Igualmente Grecia, puede adelantar lo que puede ocurrir en España con Podemos en el 2015 y con el PSOE, porque el Pasok está claro que se hundirá en los comicios griegos.

El adelanto de las elecciones legislativas de Grecia, ante el fracaso de la elección del Presidente de la República, y la posibilidad de que la coalición radical de izquierdas, Syriza gane los comicios con un 30 % de los votos y bajo el liderazgo de Alexis Tsypras, ya ha provocado la caída las Bolsas europeas y abierto, en Atenas, Bruselas (UE) y en Madrid una inquietante expectación por cuanto el programa económico y político de Syriza -muy parecido al de Podemos en España- constituye una enmienda a la totalidad de la actual estrategia de la UE para combatir la crisis con ajustes sociales, reformas estructurales y reducción del déficit en los países del euro, como base para avanzar hacia la unión bancaria y fiscal en la Unión Europea.

Si Syriza gana las elecciones y Tsypras se convierte en el primer ministro, Grecia -pendiente de recibir 7.000 millones de euros del rescate de la UE y necesitada de un tercer salvamento- avanzará hacia el enfrentamiento contra el modelo del ajuste de déficit que lideran Merkel, la Comisión y el BCE, y en favor de un cambio radical de esa estrategia contra la crisis en el que Syriza incluye la prioridad de la reestructuración (y el impago de una parte) de la deuda pública, para facilitar el crecimiento, el crédito y empleo como meta principal, frente al ajuste social y la convergencia del déficit.

‘La crisis la tiene que pagar el poder financiero que la provocó, y no los ciudadanos más desfavorecidos, en un tiempo donde crece la desigualdad’, dicen los líderes de Syriza y Podemos, Tsypras e Iglesias. Y sus discursos se completan con los argumento de ‘los poderes económicos e instituciones de la UE no se pueden imponer sus criterios contra la voluntad democrática de los pueblos’. Y el pueblo de Grecia -el país inventor de la Democracia en el tiempo de Pericles- se prepara para votar el próximo 25 de enero.

De ahí que, si se confirma la victoria de Syriza y el cambio de gobierno en Atenas, podemos asistir a una prueba de fuerza en Bruselas, donde los más duros países del norte europeo, que lidera Merkel, tienen dos opciones: mantenerse en su posición actual, y empujar a Grecia a la quiebra y la salida del euro, poniendo fin a los rescates; o negociar un nuevo modelo de ayuda directa a los países del Sur afectados por el paro, con la implicación directa del BCE y una reestructuración de la deuda pública. Por supuesto también cabe una tercera vía, a caballo o a mitad de camino entre estas dos.

Pero la dinámica que se abriría con la rebelión griega será muy inquietante y de especial interés para España donde el Gobierno de Rajoy se mantiene en la ortodoxia del ajuste de Merkel, mientras Podemos insiste en un vuelco de la política económica y social del país y la UE. Y si Grecia se estrella, va a la quiebra y sale del euro, el modelo de Podemos en España se verá dañado por el fracaso porque los votantes españoles buscarán seguridad y estabilidad. Si al contrario Tsypras consigue que la UE negocie su relación con Atenas hacia un modelo nuevo para los países del euro más afectados (Grecia, España, Portugal, Italia e Irlanda), entonces el efecto Podemos se reforzará.

Sin embargo no está claro que el modelo griego vaya a tener, de inmediato, un efecto político -salvo el electoral- sobre España porque las elecciones de ambos países casi se van a solapar. El nuevo Gobierno griego estará en funciones en el mes de marzo, y en mayo habrá en España elecciones para los ayuntamientos y autonomías y en noviembre generales. Pero, sin duda, algo va a influir en lo que pueda ocurrir en nuestro país. De hecho algo así ya pasó con Italia y el ‘Movimiento 5 Estrellas’, aunque ahora el caso de Grecia será más importante por cuanto Syriza se parece mucho a Podemos y ambos proponen el enfrentamiento directo con la actual política de la UE.