Mas destroza a CiU y reta al Estado

El Gobierno de Rajoy recurrirá la falsa y antidemocrática consulta del 9N que será suspendida de nuevo por el Tribunal Constitucional y que lidera Artur Mas desde la Generalitat en búsqueda del llamado ‘choque de trenes’ con el Estado y en pos de declarar la independencia de Cataluña. Se trata del último acto del anunciado suicidio político de Mas quien hace tiempo que perdió la cabeza y el ‘seny’ y que se cree tan ‘astuto’ como para llevar a CiU a un espectacular desastre electoral, donde los independentistas más radicales de ERC se convertirían en la primera fuerza política de Cataluña.

En las elecciones autonómicas catalanas del año 2010 Artur Mas, al frente de CiU, obtuvo 62 diputados del total de los 135 del Parlamento Catalán. En los comicios catalanes adelantados de 2012, Mas y CiU bajaron de 62 a 50 escaños. Y en la última encuesta del CEO catalán se dice que CiU bajo el liderazgo de un Mas ahora independentista obtendría 32 ó 33 escaños, lo que supone perder casi el 50 % de los diputados catalanes de CiU en solo cuatro años y a medida que Mas fue pasando del nacionalismo catalanista al independentismo, siguiendo la hoja de ruta que les marcaba ERC.

Por el contrario, la Esquerra Republicana que lidera Oriol Junqueras, en ese mismo periodo de tiempo ha casi que multiplicado por cuatro su posición en Cataluña al pasar de los 10 escaños catalanes logrados en 2010, con el liderazgo de  Puigcercós, a los 21 de 2012 con Oriol Junqueras, y de ahí a los 37 ó 38 que obtendría ERC en elecciones anticipadas según el CEO.

Convencido de su ‘astucia’ Artur Mas está destrozando CiU, y todo lo que representa en la burguesía y centro derecha de Cataluña, a cambio de pasar a ser un pretendido héroe o mártir del nacionalismo catalán lo que tampoco logrará aunque desafíe al Estado con la nueva convocatoria de referéndum independentista, al margen de la ley y carente de garantías democráticas, para provocar el famoso ‘choque de trenes’ con el Estado.

El que ya veremos las consecuencias que tiene para Cataluña (y para su economía y comercio con el resto de España y Europa, así como ante los inversores extranjeros). Como las tendrá para CiU y el resto de los partidos de la izquierda moderada catalana como el PSC (lo que coloca al PSOE de Pedro Sánchez en entredicho) e ICV que apoyaron alternativamente estas dos consultas de manera irresponsable y sufren un serio deterioro electoral. El PSC pasó de 28 escaños en 2010, a 20 en 2012 y solo 14 en la encuesta actual del CEO.

Quedan solo 9 días para la celebración de la consulta catalana y todo nos dice que el Tribunal Constitucional la volverá a suspender el martes 4 de noviembre, y a partir de ahí veremos que hacen Mas y su Gobierno. Los que no se atrevieron a violar la legalidad cuando el TC suspendió aquella primera convocatoria de la consulta y que ahora, sorprendentemente, da la impresión que se van a echar al monte de la ilegalidad sobre la base de la nueva convocatoria que carece de cobertura política, legal y democrática.

Y si Artur Mas de ese paso, como se lo piden sus ‘amos’ de ERC veremos que hace el Gobierno de Rajoy porque nadie desde un cargo público -ni tampoco desde fuera- puede desafiar en España al Estado y la legalidad. Máxime cuando es el propio Mas el que representa al Estado en Cataluña. De ahí que si continua por ese camino un solo minuto más al Gobierno de Rajoy le tocará aplicar la ley y, si es necesario, aplicar el artículo 155 de la Constitución suspendiendo la Autonomía de Cataluña si fuera necesario. ¿Es eso lo que buscan CiU, Artur Mas, y la burguesía y poder económico de Cataluña que siempre apoyó a CiU? Veremos que ocurre porque ahora sí que estamos en la hora de la verdad.