Sosa Wagner tiene razón sobre UPyD y Ciudadanos

La crisis latente de UPyD ante su moderado éxito electoral en los comicios europeos del pasado 25 de mayo y su pérdida de apoyos en las últimas encuestas -como el CIS de primeros de julio- está creciendo con fuerza ante la inquietud que todo esto produce entre sus militantes y dirigentes y las perspectivas negativas que todo ello les puede acarrear en las próximas elecciones municipales de mayo de 2015, donde por primera vez entrará en juego un claro competidor de UPyD a nivel nacional como es Ciudadanos, y otros en la izquierda ‘indignada’ como Podemos, convertido en la tercera fuerza política del país.

Esta situación la acaba de denunciar con claridad y cierta dureza el que fuera cabeza de lista de UPyD al Parlamento Europeo Sosa Wagner, miembro de esa Cámara donde los cuatro representantes de UPyD votaron, de dos en dos, por separado semanas atrás. Lo que anuncia que existen problemas en el seno de esa formación política, en la que impera el liderazgo personalista de Rosa Díez, y donde aparecen, según Sosa Wagner, autoritarismo, sectarismo y exclusiones. Duras acusaciones de Sosa Wagner contra Díez tal y como el eurodiputado lo ha escrito sin rodeos en un ‘cañonazo´disparado desde el diario El Mundo y donde pide un pacto electoral de UPyD con Ciudadanos, pacto al que siempre se ha opuesto Rosa Díez, y al que se oponía el propio Sosa Wagner hace tan solo unos meses, aunque es verdad que la situación política ha cambiado.

Los argumentos de Sosa Wagner son irrefutables, cuando habla del nuevo mapa político español subrayando la necesidad de un gran partido de centro en España que se convierta en una clara alternativa de Gobierno y abandone el pequeño espacio de partido ‘bisagra’. Sin embargo su estrategia para conseguir que Díez acepte pactar con UPyD, con duras acusaciones a ella y al partido y tras haber liderado él mismo el voto a favor de Juncker en el PE en contra de la abstención aprobada por su partido, van a tener una dura respuesta de Díez y la actual dirección de UPyD, donde ya se está maniobrando contra Sosa Wagner de cara al Consejo Político que este partido celebrará el próximo día 2 de septiembre, aunque esta crisis será difícil de cerrar.

Pero, además, Sosa Wagner (y Rosa Díez) olvida en su alegato en favor del pacto electoral con Ciudadanos un argumento fundamental: la crisis de Cataluña, donde UPyD carece de presencia política y por lo tanto se quedará al margen de este otoño del gran desafío secesionista donde Ciudadanos tendrá un protagonismo estelar. Una cuestión esta, sobre la unidad nacional, donde UPyD siempre jugó fuerte, por ejemplo en el País Vasco y donde ahora solo aparecerá desde Madrid, sin presencia en Cataluña y con una posición marginal.

La propuesta de Sosa Wagner ha tenido una inmediata y buena acogida en Ciudadanos, por el propio Albert Rivera, y no debería ser echada en saco roto por Rosa Díez. Y menos aún partiendo, como parte, desde el diario El Mundo que es el único medio nacional que ha apoyado a UPyD -el propio Pedro J. pidió en las elecciones europeas el voto para este partido- y que publicó un editorial animando a Díez y Rivera a llegar a acuerdos. Pero si no avanza este posible acuerdo electoral ello podría forzar el cambio radical, informativo y editorial, de El Mundo en favor de Ciudadanos y en menoscabo de UPyD, además de algunas deserciones notables en el partido que lidera Rosa Díez.

Una UPyD cuyo nacimiento y progresión hemos reconocido en estas páginas como una aportación positiva a la crisis del país, pero que se está convirtiendo en un partido unipersonal a la sola voz de mando de Rosa Díez, la que no parece darse cuenta de la nueva situación política española y está cometiendo errores de bulto. Como cuando, en un último debate parlamentario, declaró que la forma del Estado, entre Monarquía o República, carece de importancia, lo que sin duda es un disparate democrático de calibre porque se puede optar por uno u otro modelo pero importancia si la tiene y mucha, y máxime en las actuales circunstancias.

También se ha equivocado Díez despreciando a Podemos con discursos descalificadores, que recuerdan los que se hacían contra UPyD cuando su partido echó a andar. Podemos, guste o no, es una realidad democrática en España y al día de hoy, visto por lo que anuncian las encuestas, la tercera fuerza política y por encima de UPyD. O sea, Rosa Díez debe meditar, reflexionar y pactar. Y si no lo hace se va a equivocar e incluso puede que ponga en riesgo la progresión y hasta la existencia de UPyD. Sosa Wagner tiene razón, ha puesto el dedo en la llaga y ha dicho la verdad, aunque sus duras acusaciones y el método utilizado en su propuesta y en sus denuncias -a través de un diario- le hayan quitado eficacia a su iniciativa que en el fondo no está nada mal.