La OTAN avisa a Rusia, y España en el limbo

El secretario general de la OTAN, Anders Fog Rasmussen, acaba de hacer una severa advertencia a Rusia y a su presidente Putin sobre las maniobras militares del ejército ruso en torno a Crimea y el riesgo de un conflicto armado y escisión de Ucrania. Aviso de la Alianza Atlántica a la que pertenece España, lo que afecta a nuestro país, como a los mercados internacionales y los Estados Unidos que han tardado en percatarse del alcance de la tensión en el Este de Europa. Y a no olvidar la frase cazada a la secretaria de Estado adjunta de EEUU, Victoria Nuland, cuando a propósito de Ucrania dijo aquello de ‘que se joda Europa’, intentando apartar a la UE de la solución de la crisis ucraniana.

Y ¿qué hace España ante este nuevo foco de tensión -que se suma en el oriente europeo a la inestabilidad de Turquía? En España estos problemas que se ven lejanos como ocurre con algunos de los nacionales dando la impresión que vivimos en el limbo. O al menos que los que son nuestros dirigentes y gobernantes políticos están solo la espera de las elecciones europeas del mes de mayo.

Eso es al menos lo que parece desprender del último debate sobre el estado de la nación. Un debate no lo ha ganado nadie porque lo ha perdido España. Y en el que no hubiera estado de más que de esa discusión hubiera salido el inicio de un acuerdo político entre los primeros partidos del Gobierno y la oposición para acelerar la salida de la crisis y reforzar la cohesión nacional frente al desafío catalán.

Pero eso es mucho pedirle a esta clase política, preocupada de su electorado y olvidadiza de España. Además si España está tan mal como dijeron alguno y hasta lo reconoce el Gobierno ¿por qué no se han puesto de acuerdo para mejorar la situación?

Acabado el paréntesis del debate parlamentario sobre el pésimo estado de la nación, del que nadie hizo un diagnóstico completo en la política la economía e instituciones, regresamos a la cruda realidad española con las noticias que llegan de la UE donde el Tribunal de Justicia ha declarado ilegal el impuesto del llamado ‘céntimo sanitario’ lo que obliga a España a devolver ¡13.000 millones de euros!

Ya sabemos que Mariano Rajoy no es un hombre de pactos, sino más bien de ordeno y mando desde su mayoría absoluta y Alfredo Pérez Rubalcaba un dialéctico que está obsesionado con renovar su liderazgo al frente del PSOE. Pero recordando las que fueron primeras palabras de Rubalcaba en el debate ahora se les podría preguntar a los dos: ¿en qué país y en qué Continente vivís? Ni lo saben ellos, ni lo saben los nacionalistas, el resto de las minorías con representación parlamentaria, y ahí incluida UPyD que perdió en este debate una ocasión excepcional.

En España, se suele decir, nunca pasa nada en el inexpugnable ámbito del poder. Pero que se cuiden los optimistas de la euforia en este país y en nuestro ámbito europeo de referencia porque hay situaciones ajenas a nuestro propio control nacional -como ahora es la de Crimea- que podrían provocar un vuelco y condicionar de manera inesperada todo lo demás. O ¿acaso no figura en el centro de los discursos políticos la palabra ‘estabilidad’?