Rajoy y ‘el vértigo’ del desafío catalán

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha decidido pasar a la acción frente al desafío secesionista catalán y, a través del PP de Cataluña, ha impugnado ante el Consell de Garantíes Estatutaries los Presupuestos de la Generalitat para 2014 en los que se incluyen gastos para la celebración del referéndum ilegal e independentista porque estos ‘vulneran claramente’ la Constitución y el Estatuto catalán. Rajoy se mueve y parece salir de su inmovilismo habitual puede que acuciado por la indignación general de los españoles ante el envite de Mas, y también por el malestar creciente en el PP. El que ha sido interpretado por Aznar pidiendo a Rajoy que dé la respuesta ‘proporcional’ a la gravedad del desafío catalán.

Y la respuesta parece que ha comenzado y veremos como sigue porque esta es la hora de la ‘acción’ y del ‘imperio de la ley’ y no de negociaciones sobre la consulta secesionista o las preguntas en cuestión tal y como ahora, asustados y reculando, solicitan Mas y Junqueras a sabiendas que no hay nada que negociar. Así lo recordó Rajoy en Moncloa ante varios periodistas y remachó: ‘¿negociar para qué?, ya todo está dicho’. Y en esto no le falta razón al Presidente quien en un ataque de ‘audacia’ poco usual en él  quien al ser preguntado si esta situación le daba ‘vértigo’  replicó: ‘ya veremos a quién le da vértigo’.

Parece claro que el Gobierno de España empieza a no transigir y actuar como se desprende del recurso contra los Presupuestos de la Generalitat por lo que puede ser un acto inconstitucional y a la vez un delito de malversación de fondos públicos si ese dinero se utiliza para financiar la independencia de Cataluña como ya ha ocurrido con otras iniciativas del Gobierno catalán. O como pasa, en otro capítulo de ámbito ilegal, con la negativa de la Generalitat a aplicar las sentencias dictadas por los tribunales Supremo y Constitucional sobre la enseñanza del castellano en Cataluña.

Esta es, pues, la hora de la ley y de la acción y al gobierno de Mas le toca decidir y aclarar si piensan continuar por el sendero de la ilegalidad, que ya han iniciado con la convocatoria de la famosa consulta, que es de por sí una ilegalidad porque se ha hecho desde la Generalitat que representa al Estado dentro de Cataluña. Y si Mas y su gobierno se colocan fuera de la ley, en ese momento, veremos hasta dónde llega el ‘no vértigo’ de Rajoy y si es capaz entonces el Presidente de suspender la autonomía catalana como lo reclaman algunas fuerzas y dirigentes políticos como UPyD, con la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Vamos a ver el alcance de la ‘audacia’ de Rajoy y si el Presidente se baja del pedestal de ‘Don Tancredo’ y se pasa al campo de la lidia del secesionismo sin contemplaciones y armado de valor, o si estamos ante un gesto para impresionar o disuadir al adversario y a partir de ahí el Presidente regresaría al cajón ‘tancredista’ a esperar nuevos acontecimientos como en él suele ser habitual.

Acción y la legalidad son las ‘armas’ para hacer frente al desafío catalán, como también lo son la unidad de las fuerzas políticas constitucionalistas y la exigencia de la responsabilidad de los sectores más influyentes de las finanzas y alto empresariado de Cataluña. Porque probado está, a lo largo de los últimos años en las negociaciones del Gobierno de España con CiU, que los sentimientos nacionalistas y secesionistas catalanes ‘tienen un precio’. Y es ahí donde han de hacer acto de presencia y cuando antes los primeros actores del mundo económico catalán que tienen mucho que perder en la porfía temeraria de Artur Mas.

En todo caso la partida del ‘vértigo’ secesionista ha comenzado y ahora vamos a ver como continúa y hacia dónde nos lleva en este año 2014, que se dice de la recuperación económica y que camina hacia el abismo institucional.