Cataluña y Escocia fuera de la UE

El primero en decirlo fue Rajoy mirando a Cataluña y durante la rueda de prensa que compartió con el presidente francés Hollande hace pocos días en Madrid: las regiones europeas que se independizan salen de la UE. Lo que es tanto como decirles que no podrán volver a entrar porque España utilizará su derecho de veto, en defensa de la unidad nacional. Y si en CiU les queda alguna duda que pida precisiones en el Congreso Duran i Lleida porque se las va a encontrar. Después ha sido Camerón en decir lo mismo que Rajoy, esta vez mirando a Escocia. Y lo mismo podría decir Hollande pensando en Córcega, o el presidente italiano Letta pensando en la Padania, o la propia Merkel por lejano que parezca aún problema similar en Baviera o en cualquier otro Lander.

Y no estaría nada mal que los cinco líderes de las grandes naciones de la Unión Europea hicieran una declaración conjunta al respecto que debería apoyar el Consejo Europeo en pleno, para acabar con la locura de los partidos populistas y nacionalistas cuyos discursos y práctica política están muy lejos o fuera del ideal democrático.

Pero de momento los independentistas catalanes de CiU y ERC ya tienen un buen argumento para su pregunta sobre el derecho a decidir -que además es ilegal- : ¿quieres que Cataluña salga de la Unión Europea? Esa es la única cuestión que los catalanes han de contestar porque España y la UE son hoy la misma cosa. Todo lo demás es mentir y avanzar hacia un camino imposible y sin horizonte ni meta de donde llegar. Y lo que es peor CiU y ERC han mentido a los catalanes y ahora no saben qué ni cuándo decirles lo que va a pasar, porque la UE les ha dado con las puertas en las narices.

Y todavía pretenden una Europa a la carta y hecha a su medida después de maltratar la democracia, la legalidad, la histórica unidad de las naciones más antiguas de Europa. Los escoceses quieren a la Reina, la UE y la libra, y los catalanes la UE y el euro, y ninguno de los dos logrará nada. Por lo que llevarán a sus respectivos militantes a un camino sin salida, lo que le costará muy caro a CiU y a Mas (ya les está costando) por haberse ido del campo de la sensatez, la democracia y de la realidad nacional. Una cabalgada ciega en la que les acompañaron ciertos poderes económicos y altos dirigentes de la burguesía catalana que han fracasado en su desafío después de jugar con un fuego que sólo a ellos les va a quemar.