Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Crece la tensión catalana

Los modales exhibidos en la comisión de investigación que en el Parlamento catalán estudia lo ocurrido en la crisis de las Cajas de Ahorro catalanas durante la reciente crisis financiera dan una idea del nivel y los modales políticos que algunos están exhibiendo en Cataluña, desde que se inició el proceso secesionista que lidera Artur Mas. Ayer a Rodrigo Rato los diputados de CUP e ICV, David Fernández y Josep Vendrell, lo llamaron gánster y carroñero, entre otras descalificaciones que son inaceptables en un parlamento y nunca debieron ser consentidas por la presidencia de ese debate. Por otra parte el Consejo Asesor para la Transición Nacional, un ente extraño que asesora a Artur Mas en su proceso para la independencia de Cataluña ha decidido el solicitar del Estado español que le ceda su competencia sobre la capacidad de convocar referéndums o consultas en pos de avanzar en el proceso soberanista y a sabiendas que la respuesta del Estado será ‘no’.

Parece cierto que Rato tiene responsabilidades por acción o por omisión en el fallido caso de Bankia, su salida a Bolsa y puede que también en el caso de las preferentes aunque no fue el quien las puso en marcha, pero eso está ahora en los tribunales y de ello se ocuparan los jueces y las autoridades competentes de la Administración. Rato también compareció en el Congreso de los Diputados y ahora se ha prestado a hacerlo en la cámara catalana, pero los insultos intolerables de los diputados de CUP e ICV debieron haber provocado la suspensión del debate y dan una idea de los modales fascistoides y antidemocráticos que practican algunos partidos. Formaciones en los que se adivina una agresividad incontrolada que a buen seguro o no lucieron o no lucirán ante un banquero más cercano a Cataluña como es el ex alcalde de Barcelona y ex vicepresidente del Gobierno de España, Narcís Serra, también ex presidente de Caixacatalunya, y ahora imputado por la quiebra y despilfarros de esa entidad.

Todo esto, y los desafíos contra la nada del citado Consejo Asesor de Mas, pidiendo la luna al Estado español, solo busca calentar el ambiente e invitar al enfrentamiento y a la provocación. Con el solo objetivo de conseguir que el Gobierno de España empiece a ceder a sus pretensiones y se disponga a negociar bajo amenazas y la continua provocación. Y todo ello, también, para a la vez crear tensión en vísperas de la presentación de la famosa pregunta sobre el ‘derecho a decidir’ que Artur Mas espera consensuar antes de finales de este año con CiU, ERC, ICV, CUP y PSC. Algo difícil de imaginar en lo que al pleno de los apoyos se refiere si los de Unió mantienen sus posiciones de tercera vía, y el PSC no se presta a seguir colaborando con la autodeterminación, lo que de ocurrir volvería a abrir la crisis interna del PSOE.

Todos estos escenarios, a los que el presidente Rajoy y el PP les suelen quitar ‘hierro’ para no tensar mas desde Madrid la cuerda que va camino de la ruptura, anuncian un fin de año caliente y un 2014 mucho peor a medida que se vaya acercando la fecha de la Diada catalana del día 11 de septiembre en la que Mas y Junqueras pretenden celebrar su referéndum por las buenas, lo que es imposible, o por las malas, lo que también será imposible.

¿Cuáles son las estrategias y las respuestas políticas y también de opinión pública que están preparando el gobierno de Rajoy y el primer partido de la oposición el PSOE ante todo esto? No se sabe, pero ya es hora de que se lo empiecen a tomar en serio y que no desdeñen tanto el desafío institucional, legal y político como la batalla de la opinión pública en Cataluña y en el resto de España. Sobre todo porque esa batalla ya la están perdiendo los españolistas en el territorio catalán por no haber dado respuestas claras y contundentes a los ataques del nacionalismo secesionista, y a los modales intolerables con los que tiene tanta condescendencia el presidente catalán, Artur Mas.

Sobre el autor de esta publicación