Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Rubalcaba ha vuelto, para salvar España

Una imagen vale más que mil palabras, y ésta que llevamos en la portada lo explica todo. He ahí el nuevo Rubalcaba, exultante y mitinero, dando caña al Gobierno de Rajoy y arengando a los suyos después del fracaso estrepitoso de la Conferencia Política del PSOE que el secretario general del partido cerró al grito de ‘¡el PSOE ha vuelto!’ cuando en realidad el que ha vuelto es él. ¿Como lo ha conseguido? Pues muy sencillo, Rubalcaba se ha reunido a solas con los barones del partido y, uno a uno, les ha contado en privado un cuento de terror. Les ha dicho lo que ocultó en público a la Conferencia: que el PSOE en plena crisis nacional, económica, institucional, de la Corona -hubo pitidos a la Monarquía en la comisión institucional de la Conferencia- y de la unidad de España, no puede permitirse aventuras ni liderazgos sin experiencia. O sea que para salvar al PSOE y salvar a España está él. Además Rubalcaba convenció a sus barones, y especialmente a la andaluza Susana Díaz, que en las actuales circunstancias no puede haber ruptura con el PSC porque esa relación del PSOE con su partido homólogo catalán es ahora esencial para la unidad de España y del propio Partido Socialista.

Es decir lo importante de la Conferencia ha ocurrido en secreto, mientras que  los conferenciantes que no se han enterado de nada y solo les han dado mítines de unidad y de giro a la izquierda y buenas palabras, como se desprende del hecho de que el PSOE está donde estaba cuando se inició esta reunión: Sin fecha adelantada para la primarias y tragándose ‘el derecho a decidir’ o de autodeterminación, que apoya el PSC de Navarro a pesar de ser inconstitucional. Y por supuesto sin explicar cual es su modelo federal y como lo piensan imponer en Cataluña y en España. Y sin más novedad económica y social que anunciar mas impuestos para los ricos y menos para los pobres pero sin ofrecer una fórmula mágica que permita la convergencia fiscal con la UE, que ellos mismos han incluido como objetivo en la Constitución.

Los problemas de liderazgo del PSOE y de cohesión interna y nacional, y de un proyecto político, económico y social novedoso y viable siguen sobre la mesa y ninguno de ellos ha sido abordado ni solucionado por la Conferencia. La única novedad consiste en la apertura orgánica del partido, con menos avales (11.000), para el candidato en unas ‘primarias’ en una fecha desconocida. ¿Qué pasaría si el PP decide adelantar las elecciones? Pues que ya no habrá primarias y que Rubalcaba volvería a ser, como desea, la cabeza del cartel. Además ¿para que sirven las ‘primarias’ si el que fuera nombrado candidato tendría que soportar a Rubalcaba en la secretaría general del partido, e invadiendo el Parlamento y los medios de comunicación por su protagonismo de líder de la oposición?

Rubalcaba, el gran perdedor de elecciones -generales, andaluzas, vascas y catalanas- sigue al frente del PSOE, ha vuelto a renovar su poder y los ha enredado a unos y otros para que todo siga mas o menos igual y él al mando de todo en el PSOE a pesar de que su persona genera mucha desconfianza, entre mas del 91 % de los ciudadanos, según la última encuesta del CIS de octubre. No es un líder -como dice de él Felipe González- pero es el mas listo y los ha vuelto a engañar a todos, imaginamos que con el aviso o la amenaza de que si alguien se salía del guión en la Conferencia se rompería la cohesión y la imagen del PSOE.

Y además Rubalcaba se nos ha estrenado de mitinero feroz dando gritos y jaleando a los militantes con actitudes que no le van a él, y que ofrecen una imagen muy poco afortunada para el PSOE. El último de la vieja guardia felipista, encaramado en una tribuna y haciendo de agitador cuando lo suyo es, precisamente, otra cosa mas cercana a la oscuridad, a las conspiraciones de capillitas, a la intriga, los pactos por detrás y toda clase de artimañas. En realidad los que han ganado la Conferencia han sido dos: por un lado Rubalcaba, y por el otro Rajoy que está encantado con la idea de que Alfredo sea su directo competidor. Y ya veremos si por poco o mucho tiempo, pero de momento ha ganado casi un año si se confirma que las primarias se van a celebrar en julio de 2014, después de los comicios europeos, lo que también está por ver.

Eso sí la Conferencia ha servido para barrer del mapa político del PSOE a los que parecían los cuatro aspirantes al liderazgo de este partido, Chacón, Page, López y Madina (a los que también se les ha metido miedo en el cuerpo con la pregunta de: ¿estás en condiciones de abordar tu y ahora los problemas de España?), que han sido incapaces de levantar la voz y a los que, para colmo de sus desgracias, se los ha comido en el escenario la populista andaluza Susana Díaz con un discurso de dos caras con el que primero clama por la unidad de España y a la vez apoya la autodeterminación del PSC (sic).

O sea, la renovación de la Conferencia del PSOE se llama Alfredo Pérez Rubalcaba. El eterno Alfredo y todos los demás a callar y a tragar con el viejo felipista y con el PSC. Ha vuelto por España y solo por España, porque considera que él es el único que desde el PSOE puede colaborar en la salvación de este país. Y eso -habrá dicho en privado a sus barones y a los aspirantes a su sucesión- no solo lo piensa él, sino que además así lo consideran los poderes fácticos de su entorno: el diario el País, las grandes empresas del Ibex e incluso Artur Mas, Mariano Rajoy y el Rey. Por todo ello Rubalcaba se ha ‘sacrificado’ y quiere seguir. Es candidato al título honorífico de salvador de la Patria y por ello ha vuelto y sigue ahí.

 

Sobre el autor de esta publicación