Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Lectura matizada del sondeo del CIS

El dato más llamativo del sondeo electoral del CIS relativo al barómetro del mes de octubre, es el que asegura que el PP ha mejorado sus expectativas hasta el 34 % de intención de voto, mejorando algo los datos de la última encuesta pero aún lejos del 44,6 % que alcanzó en las elecciones de 2011. Mientras que el PSOE recula hasta el 26, 8 %, casi dos puntos menos que los que obtuvieron en los comicios de 2011, donde se quedaron en el 28,7 %. Pero estos datos que habrán causado moderado optimismo en el PP y preocupación en el PSOE, en vísperas de su Convención del fin de semana, merecen un análisis matizado de cara a la que será su primera prueba de fuego electoral: los comicios europeos de junio de 2014.

No en vano en el sondeo del CIS se señala que Rajoy cuenta con una opinión muy negativa sobre su liderazgo según la cual el 87,8 % de los encuestados dicen tener poca (26,6 %) o ninguna (61,2 %) confianza en el presidente del Gobierno. Dato muy negativo que empeora en lo que se refiere a Rubalcaba de quien se dice que el 91,1 % de los consultados tienen poca (35,7 %) o ninguna (55,4 %) confianza en el líder de la oposición.

Porcentajes negativos espeluznantes en relación con los primeros líderes del país. Pero con un matiz añadido que conviene tener en cuenta: Rajoy será el candidato del PP en las próximas elecciones generales y Rubalcaba -aunque lo pretende- será sustituido por un nuevo líder del PSOE lo que sin duda mejorará las expectativas electorales de los socialistas. Como pueden mejorar las del PP si de aquí al día electoral de noviembre de 2015 España comenzó, de verdad, a salir de la crisis y el tiempo acaba por darle la razón a Rajoy.

Además, en voto directo el PSOE (13%) tiene mejor resultado en la encuesta del CIS que el PP (11,4 %). Y lo mismo ocurre en el llamado voto más simpatía del PSOE (18, 9 %) mientras que el PP se queda en menos (15,5%). Luego viene lo que se llama la ‘cocina’ de los analistas y, dado que el CIS está ahora en manos del PP, eso parece favorecer finalmente al PP con su 34 % frente al 26, 8 % del PSOE. Por lo que nadie está en condiciones al día de hoy de cantar victoria, por más que el PP ha elevado ahora su ventaja sobre el PSOE hasta los 7,2 puntos porcentuales.

Lo que si confirma la encuesta es el ascenso de IU (11,3 %) y de UPyD con un 7,7 %, aunque este partido -puede que por exceso de celo de los ‘cocineros’- habría retrocedido un punto frente a un anterior sondeo.

Del resto de la encuesta no hay demasiadas novedades a destacar, aunque convendría subrayar la pésima valoración del Gobierno en la que el ministro con mejor nota -a pesar de no tener la cota más alta de notoriedad- es el de Agricultura, Miguel Arias Cañete, con un suspenso del 3,05. El resto de ministros están por debajo del 3, y con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en el 2,88, ‘gracias’ a su continuo protagonismo y notoriedad. Seguida por el titular de Exteriores, García-Margallo con un 2,85 (otro que sale mucho por televisión), y por la ministra Ana Pastor con un 2,68. Por supuesto los peores valorados son el ministro Wert con 1,46, la ministra Mato con 1,99 y Montoro con 2,09.

Suspenso generalizado que prueba que los españoles hilan fino a la hora de poner las notas al Gobierno, porque la primacía de Cañete y de Pastor está en consonancia con su buen hacer y dedicación política. Lo que hace temer que a Cañete -más por celos que por éxito- Rajoy lo quiera sacar del Gabinete y ponerlo de cabeza de lista de las elecciones europeas del año que viene, o presentarlo como el primer candidato del PP en las elecciones andaluzas. Cuando, al contrario, lo que debería hacer Rajoy es nombrar a Cañete vicepresidente del Gobierno al frente de la Economía y la comunicación.

Sobre el autor de esta publicación