Merkel triunfa en Alemania y Europa

Arrolladora victoria de Ángela Merkel en los comicios alemanes que la consagran como líder indiscutible de Alemania -con un histórico resultado cercano a la mayoría absoluta- con el que los ciudadanos de su país han premiado el éxito de la canciller frente a la tormenta de crisis económica internacional y europea por la que el buque alemán capitaneado por Merkel ha pasado sin sufrir daño alguno, e incluso sacando ventajas de los problemas de los demás a los que -al menos en la UE- ha impuesto su criterio y sus recetas de austeridad que, gusten o no, fueron determinantes para la salvación del euro.

Lo que unido a su espectacular victoria electoral en Alemania colocan a la canciller en el alto liderazgo de la Unión Europea, lo que suscita seguridad, en un tiempo donde no abundan líderes sólidos en las primeras naciones de la UE, y serias inquietudes por el riesgo que conlleva esta desbordante hegemonía de Berlín en el ámbito de la Unión, lo que obligará a pactos y alianzas entre otros países para contrarrestar el empuje y la influencia del buque alemán.

Muchas son las incógnitas que se plantean tras la jornada electoral alemana, tanto en ese país, donde la coalición conservadora de Merkel ha quedado al borde de la mayoría absoluta, como en el seno de la UE donde se espera que la canciller, una vez que ya ha renovado su mandato, facilite nuevas políticas de crecimiento y permita una rebaja de la austeridad ofreciendo desde el BCE mas facilidades de financiación a las naciones que, como España, aún están sumidas en el gran pozo del desempleo y de la recesión.

E incógnitas también en las elecciones de Alemania donde los liberales que eran aliados de Merkel en el anterior gobierno han quedado fuera del Bundestag al no lograr el 5 % de los sufragios, y donde en el horizonte se perfila la oportunidad de un bloque de la izquierda si la SPD, Los Verdes y la Izquierda comunista se decidieran a pactar entre ellos aupando a la cancillería al líder de la SPD, Peer Steimbrück, quien ha declarado que ahora le toca a Merkel ‘mover ficha’ para conseguir una coalición de Gobierno.

No parece razonable que la SPD se atreva a montar un gobierno de izquierdas en Berlín -Steimbrück ya dijo durante la campaña electoral que no pactaría con la izquierda comunista- y menos aún tras el desbordante triunfo de Merkel, aunque todo es posible y al día de hoy nada se debe descartar. Y ahí incluido el regreso de la gran coalición entre el CDU-CSU y la SPD donde Merkel ya fue la canciller mientras Steimbrück ocupaba la cartera de Economía.

Se ha dicho que el gran resultado obtenido por la canciller Merkel dejaría a la SPD en una presencia muy reducida en el gobierno de Berlín, en caso de renovarse la gran coalición. Pero el problema que se plantea no tiene tanto que ver con el número de escaños de uno y de otro sino con la necesidad que tiene Merkel de encontrar a un aliado estable para continuar en el poder. ¿Acaso los verdes? Al día de hoy nada se puede descartar incluso en la SPD, que han tenido un resultado bastante modesto, están encantados con la idea de ser la posible bisagra de una coalición con Merkel o de liderar a un bloque de la izquierda que es difícil de imaginar.

A partir de los próximos días veremos cómo se desarrollan los contactos y las negociaciones entre los dos grandes líderes del país, pero está claro que la autoridad y el liderazgo de Merkel ha subido en Alemania y en Europa de una manera exponencial.