Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Aznar advierte a Rajoy sobre la Cataluña desleal

Aznar ha vuelto a decirle a Rajoy lo mismo que ya le dijo en la entrevista de Antena 3 TV: que tiene que bajar los impuestos para favorecer el crecimiento y que debe poner freno a “la gravísima deslealtad” del Gobierno catalán, diciendo que “en la Constitución hay resortes para evitarla”. Y añadió: “No está abierta la discusión sobre la nación española”, dijo Aznar, quizás recordando que fue Zapatero -que también reapareció anoche en otro acto en Madrid- quien dijo aquello de “la nación española discutida y discutible”.

Sin embargo, esta vez, el que fuera presidente del Gobierno del PP, subrayando su derecho a hablar en libertad, le ha leído ‘la cartilla’ de tareas a Rajoy con un tono y actitud más moderada -en la presencia de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría- de la que semanas atrás utilizó en Antena 3 TV. Aunque, eso sí, poniendo a su ‘pupilo’ Rajoy una tabla de tareas reformistas de toda índole. Empezando por la política, las instituciones y la economía, en línea con un proyecto reformista y muy conservador que en lo económico se basa en el control del déficit, la reducción del gasto público (y político) y el ajuste social, especialmente en materia de pensiones, y también en la bajada de los impuestos para facilitar el crecimiento, cosa a la que se resiste Rajoy.

Y todo ello en el mismo día en el que los Sindicatos y el PSOE se han opuesto al informe de los expertos de Rajoy sobre la bajada y retraso de las pensiones, que Aznar dice que hay que llevar a cabo cuanto antes. Algo en lo que coincidió con el comisario socialista de la UE Joaquín Almunia, quien fue mucho más lejos al decirle a Rajoy que esta reforma la debe hacer con o sin el consenso de los sindicatos y el PSOE. Quizás lo más llamativo y novedoso de las propuestas políticas de Aznar fue que ha pedido una reforma que garantice ahora la separación de los poderes del Estado, algo que nunca había dicho y que él no hizo a su paso por el poder. Y lo dijo en este momento en el que se ve que tan grave carencia democrática está en el origen de la gigantesca corrupción política española.

Eso sí, Aznar le ha propuesto a Rajoy una enorme tarea de índole reformista/conservadora recordándole que hay que garantizar la Justicia y bajar los impuestos, pero sin decir cómo y por supuesto reformar la Educación. También ha invitado a Rajoy a revisar el sistema autonómico y a reconducir algunas de las competencias, ante el caos en el que ha derivado el actual modelo territorial del Estado.

Y sobre todo ha sido muy duro -sin citarlo- con el absentismo de Rajoy ante los desafíos independentistas catalanes que calificó de “gravísima deslealtad de algunos” en clara referencia al Gobierno de Artur Mas. Advirtiendo a Rajoy que no debe hacer la menor concesión a quienes no cumplen con la legalidad, en alusión a las facilidades sobre el déficit que Rajoy le quiere hacer a Artur Mas con su reparto asimétrico de la carga fiscal. “Cualquier acuerdo nuevo debe hacerse para fortalecer la unidad de España y no para debilitarla”, dijo Aznar. Quien, en definitiva, no defraudó pero esta vez tampoco sorprendió ni fue más allá de la que fuera su primera reaparición. No dijo, eso sí, que piensa volver como sí lo insinuó la otra vez, pero sí advirtió que no se va a callar, algo que ya sabemos aunque también somos conscientes de que cuando él habla también hay muchas cosas que prefiere callar u ocultar.

Sobre el autor de esta publicación