Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Soraya se queda con todo y Rajoy descansa

No estaría nada mal que Rajoy abriera una crisis del Gobierno, nombrara un vicepresidente de Economía y otro de la Política (reformista y democrático), pidiera un segundo rescate del MEDE para consolidar el sistema financiero, y organizara de una manera directa los créditos del ICO que no llegan a nadie, y los del BCE. Porque todo ese dinero se queda en la especulación bancaria y no llega a los ciudadanos ni a las empresas, y por eso no hay empleo ni una reactivación económica.

Y por eso nos tenemos que conformar con el festejo que hoy va a montar el Gobierno al anunciar que el paro ha mejorado en el mes de mayo ¡aleluya!, y que por lo tanto ya se ve un brote verde -el primer espárrago de Rajoy- en Moncloa, de lo cual nos alegramos mucho, aunque no nos quita las penas mayores de la crisis general española, que no solo es económica. Decía Rajoy que esto no es para echar las campanas al vuelo, que últimamente han doblado más que repicado. Y graves hubieran tañido si los de la Troika de la UE y el FMI hubieran sido más explícitos porque eso de decir que persisten los riesgos pero que todo va bien suena regular, a buenas palabras sin decir toda la verdad.

No en vano las noticias que circulan sobre la salud de nuestro sistema financiero son preocupantes por causa de la morosidad.

Pero ya se sabe que la Troika nunca dice lo que piensa de verdad, para no empeorar más la situación ante los mercados. Y bastante tenemos con nuestros propios problemas, incluidos los políticos, porque ahora hemos descubierto bajo la alfombra del BOE (que es donde Soraya suele esconder sus vergüenzas después de los Consejos de Ministros, transparencia por defecto, se llama eso), que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría también va a presidir la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, cuando no esté Rajoy, lo que quiere decir muchas veces.

Y esto ¿a cuento de qué, después de un año y medio de Gobierno? Pues porque ha fracasado la decisión de Rajoy de no nombrar un vicepresidente de Economía, con el argumento de que ese cargo lo iba a desempeñar él, lo que no ha sido cierto. Y ahora como el sillón suele estar vacío y entonces lo ocupa el titular de Hacienda, Montoro, lo que enfada al de Economía, De Guindos, Rajoy, en lugar de nombrar un vicepresidente, coloca a su fiel Soraya que se ha convertido en ‘chica para todo’, como la Petra del TBO.

Que un país como España y con la grave crisis económica que sufre no tenga una vicepresidencia de Economía en el Gobierno es algo asombroso y preocupante, y es otra prueba del carácter y del desprecio que a las cosas bien hechas le otorga Rajoy. Nadie lo entiende y muchos lo han criticado porque devalúa la presencia de España en los Consejos de la UE y le resta fuerza al que sería el presunto titular de esa vicepresidencia. Pero Rajoy solo hace lo que le da la real gana, porque es ‘independiente’ y le importa un bledo el equivocarse, aunque lo paguen España y los españoles.

Y ahí tenemos, muy meritoria, a la super vicepresidenta Soraya como la dueña de todo y encargada de la política, la economía, el CNI, la relación con el Parlamento, la política de comunicación, las relaciones con la Oposición, las dos Comisiones Delegadas -la política y la económica-, la portavocía del Gobierno, el ministerio de la Presidencia, la coordinación de ministros, actos oficiales con los Reyes, relaciones con presidentes autonómicos etc. Es decir, casi todo bajo su mando -así está España- y ahora la Economía de la que tiene escasa experiencia y conocimiento.

Y la pregunta que surge es: ¿y qué hace el presidente Rajoy? No se sabe, pero la crisis del Gobierno empieza a ser una necesidad importante para reactivar el ánimo del Ejecutivo y también de los españoles. Y para acabar con estas improvisaciones que dan una imagen lamentable del Gobierno del país, al que la Troika de la UE y del FMI le acaba de dar una de cal y otra de arena, para no asustar al personal español ni tampoco a los mercados en general.

Sobre el autor de esta publicación