Unión Bancaria y apoyo a Monti

La cumbre de la Unión Europea ha acordado aprobar la creación del supervisor bancario para los llamados bancos sistémicos, lo que constituye un paso crucial para la Unión Bancaria de la UE, que refuerza la estabilidad del euro en la que también participan los ajustes del déficit de los países europeos en pos de la unidad o estabilidad fiscal. Europa pues avanza, con pies de plomo, y todo apunta a que estos pasos se están dando con solidez lo que debería de repercutir en la actitud de los mercados frente al euro y a las naciones de la zona de la moneda europea.

Por ello, también, la máxima alerta y preocupación nacida por el pretendido regreso de Berlusconi a la política italiana, lo que ha desatado miedo e incertidumbre en Italia y en la UE. De ahí que la canciller Angela Merkel, le haya pedido a Mario Monti que se presente a las elecciones italianas para sacar del circuito a Silvio Berlusconi quien, sin quererlo o con astucia, ha logrado que la canciller se comprometa a fondo con Italia, lo que por otra parte beneficia, y mucho, a España.

Porque si Mario Monti tal y como parece que ocurrirá permanece al frente de Italia, tras ganar las elecciones (tras ser aclamado en el PP europeo), todo ello obligará y mucho al gobierno de Berlín a mantener posiciones más condescendientes y a colaborar con los gobiernos de Roma y Madrid, amén de los de Atenas, Lisboa o Dublín, los países afectados por la crisis de la deuda y del euro.

En España se suele decir: “no hay mal que por bien no venga”. Y en algunas ocasiones lo de “uno, a veces, nunca sabe para quien trabaja”. Y ambas expresiones se pueden aplicar a las maniobras de Berlusconi quien primero derribó el gobierno de Monti antes que concluyera su mandato, o el tiempo acordado; luego anunció que él volvería a presentarse a las elecciones al frente del PDL, su partido; y finalmente, ante el cúmulo de criticas italianas y de sus propios compañeros, amén de las de los dirigentes europeos y de la prensa internacional, Berlusconi ha dicho que si Monti entra en las elecciones al frente de una coalición conservadora él no estará en la campaña electoral.

O sea, que estamos ante el tercer acto, que no será el último, del teatro de Berlusconi que ha puesto patas arriba la escena europea e italiana, movido las Bolsas y la prima de riesgo, y provocado en Alemania y en las instituciones de la UE un cierto pánico. Porque parece claro que el peculiar político italiano pensaba regresar con una campaña electoral furiosa y populista contra Alemania, el euro y la UE, al estilo de los nuevos partidos ultra conservadores europeos. Y no digamos si Berlusconi consiguiera ganar dichas elecciones, algo que descartan los sondeos, aunque en Italia nada está claro hasta el final del proceso electoral.

En todo caso, buenas noticias ayer en Bruselas por la puesta en marcha de la Unión Bancaria de la UE, que refuerza al euro y al conjunto del sistema financiero europeo. Y especialmente el de España -ahora refinanciado por el rescate europeo- porque, como lo subrayó Rajoy, el 95 % de la banca española estará, a partir de 2014, bajo la supervisión del BCE.