Los motivos de Rajoy para aplazar el rescate

Fuentes oficiales de la presidencia del Gobierno han precisado a este diario que la incertidumbre política y económica europea -y no la indecisión de Rajoy- son las causas principales por las que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, no solicita el rescate de la deuda española a la Unión Europea. La mencionada incertidumbre se refiere a varios apartados como los que siguen:

1. Faltan por conocer las condiciones políticas y económicas del memorándum (MoU) del rescate. Por ejemplo, España no podría aceptar un IVA del 21 % para el turismo. Estas condiciones se están negociado “a cara de perro” (apuntan en Moncloa) antes de tomar una decisión.

2. Las últimas declaraciones del gobierno de Berlín contrarias a la puesta en marcha, a primeros de 2013, de la Unión Bancaria, aprobada en el Consejo de la UE del pasado mes de junio, y de su mecanismo de control por el BCE, abren un campo de dudas e incertidumbres políticas que afectan a toda la eurozona y que habrá que despejar lo antes posible.

3. Las recientes noticias procedentes de Alemania, Finlandia y Holanda, contrarias a la capitalización directa de los bancos por los fondos de rescate europeo, lo que supone que todas ayudas al sector financiero español entrarían en el debe del déficit del Estado, rompen el acuerdo inicial sobre el rescate bancario y abren nuevas interrogantes sobre ese rescate que ya ha pedido España, que está pendiente de los test de los auditores externos y que, de momento, no ha permitido que España reciba ni un euro de los 100.000 millones que en un principio aprobó el Eurogrupo para el rescate financiero de nuestro país.

4. La evolución de los mercados, de los tipos de interés y de la prima de riesgo es otra incertidumbre que pesa mucho sobre la posible decisión del Gobierno de solicitar el rescate de las finanzas del Estado a la UE. De manera que si mejoran los indicativos españoles quizás el rescate no sea necesario, mas si empeoran -como parece que ahora ocurre- entonces será necesario. Semejante argumento obligaría a usar el rescate y abandonarlo cada vez que suban o bajen los tipos de interés y la prima. O sea el rescate sería “intermitente”.

Estos argumentos que presentan las fuentes gubernamentales para justificar la indecisión o falta de decisión de Rajoy para solicitar de una vez por todas el rescate de la deuda española son, sin lugar a dudas, interesantes y razonables pero mucho nos tememos que no se ajustan a la realidad. Veamos:

1. En los nuevos presupuestos del Gobierno para 2013 se dice que la deuda de los intereses del Estado ascenderá a 38.500 millones de euros, una cifra descomunal que se come gran parte del ahorro del gasto público. Solo este panorama es motivo suficiente para pedir el rescate, en pos de una zona de estabilidad financiera para España, porque si el BCE y el fondo europeo compran deuda española los tipos de interés y la prima de riesgo española bajarán de manera sensible y no estarán expuestos a los vaivenes de los mercados. Que serán muy agresivos contra España si nuestro país renuncia a pedir la ayuda de los fondos europeos y del BCE.

2. Problemas políticos. ¿Considera el Gobierno que la nueva posición de Alemania, Finlandia y Holanda contraria a que las ayudas a los bancos sean directas acaso echan por tierra el rescate bancario ya en marcha? ¿Cree Rajoy que si se aplaza la “unión bancaria” ello impedirá a España (e Italia) el acudir al rescate de la deuda cuya puerta abrió el BCE?

3. Las condiciones del rescate. ¿Está España en posición de imponer a la UE las condiciones del rescate? Normalmente las condiciones de un crédito las pone quien presta el dinero y no quien lo pide. Máxime cuando quien lo pide, en este caso España, está con el agua al cuello, como parece.

Si, como especulan en la Moncloa: las condiciones políticas y económicas de la UE para el rescate de España son inaceptables; y si la incertidumbre crece en la UE apropósito de la unión bancaria; o sobre los préstamos del rescate bancario concedido a España y por el momento bloqueado; y su los mercados van y vienen con alzas y bajadas de la prima de riesgo ¿qué hará Rajoy? Pues todo apunta que esperar sentado en el sofá de las dudas y las indecisiones hasta que todo se arregle solo o todo se hunda.

La cuestión es mucho más sencilla: España necesita el rescate, sí o sí, y no tiene alternativa. Y si Europa ya no lo quiere ofrecer a España o nos pone condiciones leoninas, y además se complica su marco político y financiero entonces las alternativas españolas al rescate no serán otras que: la quiebra del Estado, la salida del euro y la vuelta a la peseta. Todo lo demás son absurdas excusas, unas huidas sin sentido y el aumento del riesgo nacional.

2 comentarios
  1. Lucyinthe Sky says:

    Gracias Sr. Martín Seco —- ojalá el debate sobre lo que ocurre en España se hiciera desde su amplitud de miras!
    El Establishment de la UE (mandados de la especulacion financiera internacional dirijida por USA) irán dando largas y si acaso dejarán caer algunas migas de la mesa para intentar evitar la revolución. Todo ello para ganar tiempo a ver si se implementa el TTIP.
    Los USA no pueden invadir ni bombardear Europa Oeste por problemas de imagen, así que intentan la conquista a través del terrorismo financiero.

    Ojalá sea usted el próximo ministro de economía —- saludos!

  2. antonio says:

    ¿Qué pasa con Japón? Que se sepa, allí el desempleo es anecdótico. No comparemos con el sur de Europa donde una gran cantidad de “gente” lo pretende es vivir del cuento (papá Estado o de Robin Hood). Y se ve: en cuanto las cosas pintan algo mejor ya estamos de viaje al Caribe con Curro de nuevo. Así es que, desde mi punto de vista, la culpa no es de esos perversos poderes, que funcionan igual en Japón y en la Cochinchina, sino en la “gente” y sus líderes populistas chalanes del voto estulto.

Los comentarios están desactivados.