España, un martes 25 de septiembre

He aquí la foto fija de un día más en la vida política, económica y social de este país, ante la pasividad y el silencio del Gobierno, y la ausencia del primer partido de la oposición. Burdos desafíos a la Constitución, riesgo de quiebra del Estado, desorden público, indignación general ciudadana, deterioro institucional de la clase política y desprestigio de la imagen de España en la UE y el resto del mundo.

Martes 25 de septiembre de 2012. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, anuncia la disolución del parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas para el 25 de noviembre para la puesta en marcha de un proceso de autodeterminación en Cataluña, lo que es ilegal e inconstitucional. Mas justifica sus decisiones en un catálogo de mentiras propias y presuntos agravios del Gobierno de España contra Cataluña, poniendo en solfa la legalidad vigente y en peligro la convivencia catalana y la estabilidad de sus grandes empresas y entidades financieras. Los indignados de Cataluña critican a Mas a las puertas del Parlament y el presidente catalán acompaña al Rey a un acto religioso donde el monarca elude toda crítica a la senda independentista iniciada por Mas.

Martes 25 de septiembre de 2012. La policía nacional carga con brutalidad contra los miles de manifestantes indignados que en casos responden con agresiones a la policía. Los indignados se manifiestan en la plaza de Neptuno de Madrid, en las cercanías del Congreso de los Diputados, criticando a la clase política y pidiendo la disolución de las Cortes y la dimisión del Gobierno como respuesta a la crisis general que invade la vida política y económica española. Una convocatoria de los indignados del 15-M que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal había comparado, previamente, con el golpe de Estado del 23-F, ofreciendo una imagen lamentable de esa clase política a la que los indignados piden su dimisión. El pretendido cerco al Congreso no ha funcionado como tal, aunque el verdadero cerco fue de la policía, con un total de 1.400 efectivos (balance: 64 heridos y 26 detenidos).

Martes 25 de septiembre de 2012. El diario The New York Times responde a la visita del Rey de España a su consejo editorial (el día anterior) con un reportaje en su portada y a cuatro columnas sobre el “hambre” y la rebelión social en España, ilustrado con una foto en la que un indigente busca comida en un contenedor de basura. La nueva y “moderna” estrategia de activismo político y mediático de la Casa del Rey se ha vuelto a estrellar y el monarca queda en entredicho porque no convenció o no le creyeron. Dicho esto, añadimos que el NYT exagera, manipula y no cuenta toda la verdad. El hambre y bandolerismo de supermercado de Sánchez Gordillo, no reflejan la imagen real de España, que aún puede ser menos dramática pero peor por el imperante desgobierno de la nación, la amenaza de la quiebra del Estado, el paro insoportable, y los desafíos a la unidad nacional.

Martes 25 de septiembre de 2012. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también está -como el Rey- en Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas donde pide que España -esta España- forme parte del Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente, y alude en su discurso a la Alianza de Civilizaciones, el invento de Zapatero que el PP y el propio Rajoy tanto criticaron.

Martes 25 de septiembre de 2012. El parlamento andaluz prosigue con la investigación de los fraudes de los ERES, y tanto Manuel Chaves como José Antonio Griñán eluden toda responsabilidad directa de sus gobiernos. Mientras tanto, en Orense, Galicia, continúan las detenciones policiales relativas al caso de corrupción Pokemon.  En la Comunidad de Madrid se inicia la investidura de Ignacio González como presidente tras la dimisión de Esperanza Aguirre (durante el discurso lloran los dos, Aguirre y González).Y en Valencia continúan los incendios.

Martes 25 de septiembre de 2012. España no cubre una subasta de bonos del Estado, se queda corta y paga más que en otras. El interés a 10 años está en el 5,78 %, la prima de riesgo en 421 puntos, y la cifra del déficit a finales de agosto rompe las previsiones con un 4,77 (50.000 millones) lo que pone en riesgo el objetivo de déficit del 6,3 % para 2012. La inestabilidad política de estos días empeora el horizonte, para el rescate por la UE de los bancos, y la deuda del Estado español. Desde Nueva York Rajoy dice que “no hay dinero para repartir” entre las autonomías (Andalucía acaba de pedir su rescate al Gobierno por valor de 4.900 millones) y se suma a la cola de las otras Comunidades pedigüeñas, Cataluña, Valencia, Murcia, etc. Algo positivo: baja el precio de la luz en un 2,1 %.

La primera reflexión sobre la deriva incierta de España obliga a exigir al Gobierno del PP y a la oposición del PSOE un cambio radical de sus posiciones y actuaciones, antes que el país se les vaya de las manos, como está ocurriendo en todos los frentes de la vida nacional.