Rajoy rectifica frente a ETA

Vaya por delante que la decisión del Gobierno que permite mover o acercar los presos de ETA que dejen la banda y el terrorismo no nos parece mal, pero constituye una rectificación en toda línea por parte del presidente Rajoy y su Gobierno sin explicación alguna y con la mentira añadida de que nada ha cambiado. Un cambio que puede ayudar -aunque aún no está claro- a facilitar el fin de ETA aprovechando su pretendida tregua final e indefinida, pero que bien merece una explicación.

¿Qué ha pasado o teme Rajoy para ese cambio radical de posición del Gobierno que apoyan el PSOE, CiU y PNV y que le parece insuficiente al entorno de ETA? No lo sabemos y ni el presidente ni su ministro de Interior han querido explicarlo, pero la posición inicial del Gobierno del PP era, hasta ayer, que no se moverían los presos de la banda terrorista hasta que ETA no hiciera la entrega de las armas y los presos no renunciaran al terrorismo y pidieran perdón a las víctimas de ETA.

Da la impresión que algunos miembros del Gobierno han quedado sorprendidos por la decisión del Presidente y de sus ministros de Interior y Justicia (puede que Gallardón haya tenido mucho que ver en todo ello), y tenemos la seguridad que entre los dirigentes, militantes y votantes del PP el malestar será importante, como lo ha sido para las asociaciones de víctimas de ETA, por lo que hace falta alguna explicación que difícilmente llegará.

Sobre el fondo de la cuestión, el cambio de posición del Gobierno y de su presidente Rajoy tenemos que decir que nos parece bien si ello sirve para conseguir la desaparición de ETA o para intentarlo por enésima vez (como lo hicieron durante sus mandatos Suárez, González, Aznar y Zapatero). Y no sabemos si el motivo de este cambio de posición del Gobierno viene forzado por: el intento de dividir el colectivo de presos de ETA o de separarlos de la actual dirección de la banda; por la existencia de una oportunidad para que tras el movimiento de presos ETA abandonará las armas; o si por el temor de que ETA vuelva a los atentados, antes las noticias que hablan de nuevos reclutamientos de comandos.

Ojalá que el Gobierno no se equivoque con esta decisión, pero por más que esta vez el PSOE esté de su parte, el giro de Rajoy –que se suma a otras promesas no cumplidas- esta vez merece toda una explicación, y desde luego sobran las excusas y las mentiras con las que se pretende decir que todo sigue igual y que solo prueban que el presidente y su Gobierno no se atreven a decir la verdad.