Rajoy anuncia la ruina: dice que no hay dinero

No se entiende el discurso masoquista y catastrofista de Rajoy sobre sí mismo, su Gobierno y contra España. Sus palabras de ayer desde Colombia en las que afirmó que “no hay dinero para pagar los servicios públicos”, amén de crear pánico en España habrán causado un efecto demoledor en los mercados, y se suman a declaraciones similares del presidente del Gobierno, empeñado en dibujar en negro todo lo que se refiere a España, como si con ello pudiera justificar los ajustes y reformas del Gobierno y presentarse él como un esforzado ajustador haciendo de paso un presunto ejercicio de transparencia y masoquismo político con el que está arruinando la poca confianza que se tenía en nuestro país.

Si no hay dinero para pagar los servicios públicos el Gobierno quizás debería decretar el “Estado de emergencia” o algo así, pero da la impresión que el presidente quiso decir otra cosa como que no haya dinero suficiente para mantener el gasto de los servicios públicos tal y como estaban planteados en los últimos años y que por ello hay que hacer ajustes. O que no hay dinero para todos y cada uno de los servicios, o que algunos servicios pueden y deben reducirse, o hacerse a menor coste, que es lo que se está diciendo desde el Gobierno y el PP para justificar los duros ajustes que el Gobierno está poniendo en marcha en Sanidad y Educación.

Pero lo de Rajoy, a palo seco, diciendo que” no hay dinero para pagar los servicios públicos” es una barbaridad que da fe de su incompetencia política en el ámbito informativo. Con semejante y catastrófica actitud vamos listos, porque el Presidente Rajoy o se calla, y sale huyendo de los medios como ocurrió el pasado 10 de abril en el Senado y en plena tormenta financiera, o se nos pone demoledor contra España, sin matizar los que dice como hizo ayer ¡desde Colombia!, lanzando a los cuatro vientos la ruina o quiebra pública de España, para completar la pérdida de la confianza en nuestro país por los mercados e inversores internacionales.

Y no le estamos diciendo a Rajoy que mienta sino que mida bien sus palabras porque si como dice “no hay dinero para pagar los servicios públicos de España” (¿ni siquiera ninguno de todos los servicios?) pues mejor que declare la bancarrota del Estado y solicite el rescate de la UE. O que anuncie la retirada de España del euro. Porque es tal el caos y el desbarajuste informativo que impera en la Moncloa y en el Gobierno, con Rajoy a la cabeza, que ya no sabemos si es mejor que el presidente esté callado o que lo diga todo lo que sabe de una vez y actúe en consecuencia.

Y si quiere transparencia que empiece por explicar cómo aparece la firma del Rey don Juan Carlos I en el Real Decreto 662/2012 fechada en Madrid a 13 de abril, cuando el monarca en ese fecha y momento estaba en Botsuana cazando elefantes, como todo el mundo sabe. A no ser que el Rey ya tenga firma electrónica y todavía no nos hayamos enterado el resto de los españoles, pero incluso en ese caso la firma no se podría fechar en Madrid. En fin, no hay dinero para los servicios, y a recortar Sanidad y Educación en vez de cerrar televisiones autonómicas, retirar de una vez las tropas españolas desplegadas en Líbano y Afganistán, cerrar el Senado, y las Diputaciones y unir los ayuntamientos posibles, y reducir otros muchos gastos y despilfarros que aún permanecen intactos y a la espera de una decisión.

De momento ya sabemos que para los servicios no hay dinero, pues en ese caso mejor sería suprimir esos viajes sin el menor contenido político, casi de placer y de medallas y doctorados –inmerecidos- del presidente Rajoy, a ver si con eso ahorramos algo y no hay que recortar tanto en Sanidad y Educación y no asustar al conjunto de la población.