El déficit de ZP en 2011 fue del 8,51 %

Las descalificaciones y campaña del PSOE contra la reforma del mercado laboral palidecen ante la escandalosa cifra del déficit público español que acumuló el Gobierno de Zapatero en 2011 hasta el 8,51 %, lo que obligará a España a un ajuste de cerca de 42.000 millones de euros en las cuentas del Estado para 2012 si se pretende cumplir el objetivo de déficit del 4,4 % marcado por la UE. El que España espera que se rectifique hasta por encima del 5,5 % por más que el ministro Montoro no quisiera ayer hablar de “flexibilización”, en contra de lo que va diciendo su colega De Guindos.

Menuda herencia la del Gobierno del PSOE que presidió Zapatero y en el que el líder de la oposición, Rubalcaba, participo como el vicepresidente primero del Gabinete en su última etapa, y hasta el inicio de la campaña electoral del pasado otoño. Con estos datos y otros resultados recientes del anterior gobierno de Zapatero -que han sido duramente castigados en las urnas- difícilmente se puede hacer oposición desde el PSOE, ni siquiera frente a la reforma laboral y menos aún en la campaña de las elecciones asturianas y andaluzas donde los socialistas –según las última encuesta están 7 puntos por detrás del PP- pueden recibir una nueva derrota que se podrá leer como un apoyo a la reforma laboral del PP, por cuanto dicha Comunidad autónoma lleva 30 años gobernada por el PSOE y está considerada como de amplia mayoría de la izquierda.

La otra lectura que hay que hacer del déficit de 2011 es que ahora el Gobierno de Rajoy deberá anunciar en los Presupuestos -que va a hacer públicos el 30 de marzo- nuevos y duros ajustes, y se verá si finalmente decide subir el IVA, lo que dependerá de los que se le exija a España en Bruselas, para 2012. Veremos que dice ante estos datos la Comisión Europea, desde donde no hace mucho se apuntó que el gobierno de Zapatero estaba inflando las cifras del déficit, según lo publicó la agencia Reuters.

Y vamos a ver también que medidas toma o exige el gobierno a las Comunidades Autónomas (que sumaron el 2,9 % del total del déficit del Estado, el doble de lo previsto), que es donde reside el cáncer de la deuda del Estado, y en muchos casos el despilfarro cuando no la corrupción.

Desde luego si el PP se hace con el control de Andalucía a partir del próximo 25 de marzo, en ese momento el gobierno de Rajoy estará ante la disyuntiva de provocar un cambio radical en el total del modelo autonómico español, bien por la vía de reformas de corte legal, bien por la práctica política porque en ese caso tendría el control de casi el 80 % del territorio español.

En cuanto al pulso con la UE, ahora la pelota está en el tejado de la Comisión Europea, de la cumbre de la UE, del BCE y en las manos de Merkel y Sarkozy que controlan la situación. Y que a las cifras de déficit de 2012 del gobierno de Zapatero deberán de añadir los problemas que se derivan de la recesión que ya está sufriendo la economía española. Si se mantiene el objetivo de déficit del 4,4 % para España en 2012, el estrangulamiento de la economía española puede convertirse en una realidad, además de facilitar un polvorín social. Flexibilizar ese objetivo podría a su vez provocar un nuevo ataque de los mercados como dice el BCE. Puede que la solución esté a medio camino, dejar por ahora el objetivo en poco más del 5 % y esperar a ver.

El riesgo que corre España con todo ello está en quedar rezagada y en una segunda velocidad de cara al proyecto de “unión fiscal” de la UE recientemente aprobado. Pero, salvo que pongamos en venta “las joyas de la Corona”, milagros no se pueden hacer.