El Gobierno se divierte con el déficit

Este gobierno del PP está dando un pésimo espectáculo sobre los objetivos del déficit de 2012 que en principio eran del 4,4 %, lo que servía a Rajoy y sus ministros para dramatizar la situación, anunciar ajustes y pedir sacrificios. Y ahora resulta que no han dicho la verdad, y que en privado los ministros reconocen que es imposible el lograr ese objetivo de déficit partiendo del 8 % de 2011 y en plena recesión de la economía española. Y lo que es más llamativo: el ministro Montoro ha dicho que la Comisión Europea ya prepara un objetivo de déficit menos exigente para España. Entonces ¿a cuento de qué tanto ajuste duro?

Y por si algo faltara en esta grotesca ceremonia de la confusión del Gobierno el presidente Rajoy se reúne con Merkel y dice que en ningún momento le ha planteado a la canciller el problema del déficit español ¡sic! Lo que de ser cierto sería una cobardía por parte de Rajoy, y si es mentira el presidente está tomando el pelo a todos los españoles y a parte de sus colegas europeos. Y añade Rajoy que las palabras del titular de Exteriores, García-Margallo, en las que dijo que “Merkel llega siempre quince minutos tarde” –lo que es una verdad como un templo- “son Historia”.

Y mientras tanto el ministro de Economía, De Guindos, dice que el FMI exagera y que sus predicciones no son de fiar. Cuando han sido precisamente las alarmas lanzadas por el FMI en relación a la imposibilidad de que España cumpla el 4,4 % de déficit en 2012, lo que ha empezado a cambiar la situación y a poner un poco de claridad en esta confusa oscuridad que ha creado el gobierno por falta de coordinación y de autoridad.

¿Quién manda de verdad en el área económica del Gobierno español? No se sabe, pero sobre cumplir o no cumplir con ese objetivo inicial de déficit del 4,4 % ya han opinado a favor y en contra Rajoy, Sáenz de Santamaría, García Margallo, Montoro y De Guindos. Entonces, ¿en qué quedamos?

Este Gobierno está metiendo miedo a los sindicatos, autonomías, ayuntamientos, bancos y empresas con la cosa del déficit y ahora se empieza a decir que el asunto no es tan grave porque la UE nos va a permitir que no cumplamos con el objetivo inicial, a ver si así se reactiva el crecimiento y mejora algo el empleo, porque en recesión, con más paro (5.400.000 parados dirá la EPA), sin que corra el crédito, subiendo el coste social y recortando gasto sin parar el país camina hacia el colapso, mientras desde el Consejo de Ministros y el Palacio de la Moncloa se transmite una imagen desoladora de confusión y descoordinación.

Y también de mentiras calculadas, falta de transparencia, ausencia de información y de consensos y diálogos. De manera que todas esas proclamas –como las que hizo la vicepresidenta en su toma de posesión-, del buen gobierno y nuevas maneras democráticas de gobernar pronto empiezan a diluirse en la cruda realidad. Pero ¿quién les ha pedido que adopten esos compromisos públicos que no pueden ni van a cumplir? El Gobierno del PP está solo, sin oposición (el PSOE está desaparecido), tiene todo el poder y no es capaz de actuar de manera coordinada y con precisión. Y todavía algunos se ríen, o se divierten, pero esto no tiene gracia sino que aumenta la preocupación.