España pinta poco en la UE, y nada en América

Los españoles hemos pintado poco en la cumbre de la UE pero hemos salvado los muebles de la deuda soberana y de la crisis financiera -toquemos madera- y nos hemos subido al tren que conducen Merkel y Sarkozy, aunque dicho sea de paso por ahora sin haber pagado el billete de primera clase porque en España queda mucho por hacer. Incluso Madrid se ha quedado fuera de derecho de veto para los fondos financieros (lo que logró Italia). Y todavía debemos dar las gracias a la señora Merkel por hacer la vista gorda y permitir al BCE que compre deuda española y le dé dinero a nuestros bancos. Y esta penosa situación de España en Europa y en el mundo se la debemos en buena parte a Zapatero, el que para colmo estará contento porque se va de la Moncloa sin que le haya estallado la quiebra de España en las manos y por ello no estamos en la zona de rescate como Grecia, Irlanda y Portugal.

Menudo papelón ha hecho Zapatero en España y en la UE. Al final el “truco” de la reforma constitucional de urgencia le servirá al fracasado presidente español para decir que con ello se engañó a los mercados -lo que no es verdad- y se salvó a España de la quiebra, lo que tampoco es cierto. Porque al único que engañó fue a su candidato Rubalcaba y a España nos salvó la crisis de Italia, cuyos problemas unidos a los españoles amenazaban el fin del euro. Pero dicho esto hay que reconocer que Zapatero, asustado, ha hecho lo imposible para salir ileso de la Moncloa aunque ha dejado el país hecho unos zorros y a su partido el PSOE en una seria trifulca en la que ZP todavía quiere decir su última palabra y vengar las afrentas y desprecios que le hizo Rubalcaba (al sacarlo de la campaña electoral, y echando a Chacón de las primarias).

Lo cierto es que España no pinta nada en Europa ni en América. La última cumbre Iberoamericana fue un rotundo fracaso y ya veremos si la última porque ahora tanto España como Portugal no están para presumir de naciones puentes con la UE. En cuanto a las relaciones con Estados Unidos Zapatero pasó de retirar las tropas de Irak por las bravas a tragarse el escudo de misiles en el territorio español, por las bravas también. Pero siendo esto así no haría bien el PP de presumir de los tiempos de cuando Aznar se fumaba puros con Bush poniendo los pies encima de una mesa en Canadá, porque esas tonterías y su foto de las Azores con Bush y con Blair nos alejó de Europa, nos metió en una guerra ilegal en Irak donde han muerto miles de inocentes y nos trajo a España el atentado islámico de Madrid con 200 muertos y miles de heridos.

Y además todo ello llevó al PP a la derrota y colocó a Zapatero en la Moncloa, lo que fue todo un regalo y una gracia de Aznar.

Ahora bien la diplomacia de Zapatero, con Moratinos y Trinidad y su inefable “Alianza de Civilizaciones” ha sido el fiel espejo en el mundo la inconsistencia y la levedad de este presidente –al que tanto admira José Bono- que deja el país en la ruina y a España en el vagón de cola del tren europeo de la unión fiscal que acaba de arrancar.

Ha dicho el británico Cameron, con franca descortesía y pésima educación, que “está feliz fuera del euro”. Pues bien Zapatero está feliz de no haber sido expulsado del euro y de pensar que solo le quedan doce días para abandonar la Moncloa, antes de que ocurra alguna desgracia mas. Y nosotros estaremos muy felices de que se vaya de una vez a descansar o a poner patas arriba el Consejo de Estado, que es donde recalará.