Rajoy puede “tener suerte”

Rajoy puede tener suerte en su estreno como presidente del Gobierno de España si la cumbre de la UE del próximo día 9 de diciembre toma decisiones importantes que permitan alejar los problemas financieros de la UE, y los de España aquí incluidos.

El acuerdo anunciado ayer de los grandes bancos centrales del mundo para dar liquidez al sistema financiero internacional se integra en esta nueva ronda de iniciativas financieras de choque y por ello ayer se ha desatado la euforia en las Bolsas europeas, lo permite un respiro frente al persistente ataque de los mercados contra la deuda de países de la zona euro de la UE como España e Italia, y otros que estaban con problemas como Bélgica o Francia.

Si a ello añadimos las intensas negociaciones entre el BCE, el FMI y responsables del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), para consolidar un cortafuegos estable frente al ataque de los mercados a la eurozona, como el que podría desprenderse de las propuestas y acuerdos de la próxima Cumbre Europea del día 9 de diciembre, concluiremos que los países del euro de la UE están a punto de encontrar una importante zona de paz y estabilidad de cara al tan temido y difícil año de 2012. Lo que sin duda será una buena noticia para Europa en general.

Pero también y sobre todo para España y el gobierno de Mariano Rajoy que entraría con buen pie. Aunque, justo es decirlo, todavía faltan por conocer los detalles de las propuestas que tanto Merkel como Sarkozy presentarán a la cumbre de la UE para garantizar esa zona de paz y estabilidad financiera como también habrá que conocer cuáles son duras las exigencias y contrapartidas que se le van a presentar a las naciones del euro que pretendan subirse al tren de la primera velocidad europea de la “unión fiscal”. Lo que supone muy duros compromisos de ajuste de déficit, verificables por la UE, y lo que obligará al gobierno de Rajoy a acelerar sus medidas de ajuste del déficit, de reforma definitiva del sistema financiero y a la reforma urgente del mercado laboral.

Precisamente en línea con esta última reforma el líder del PP y presidente “in péctore” del Gobierno se reunió ayer con los dos líderes sindicales de CC.OO. y UGT, Totxo y Méndez, así como con el presidente de la CEOE, Rossell, para pedirles que pacten entre ellos nuevas y urgentes reformas que deberán presentar al gobierno después de la festividad de Reyes Magos. Un plazo muy corto del que se deduce que si no hay acuerdo entre los llamados agentes sociales el Gobierno tomará las decisiones pertinentes al respecto. De las reuniones de ayer pareció que el representante de CC.OO. parecía más favorable al acuerdo, mientras que CEOE y UGT se mostraban más reticentes y menos disponibles a negociar contra el reloj.

Días atrás Rajoy se reunió con los primeros representantes de la Banca para abordar los problemas urgentes de liquidez, el peso de los activos “podridos” del sector inmobiliario que acumulan en sus balances, y los problemas crecientes de las Cajas de Ahorro, cuestiones todas estas que el gobierno de Zapatero fue incapaz de solucionar.

La tercera pata de las iniciativas urgentes del gobierno de Rajoy se centrará en el ajuste del déficit público tanto del Estado como de las Autonomías, para lo que tiene preparado un severo plan de recortes- empezando por la Administración y siguiendo por las empresas públicas y gastos corrientes del Estado-, e incluso una próxima reunión con los presidentes autonómicos. En todo esto va a influir el cierre del déficit del Estado para 2011 que está por ver y que podría superar el 6% previsto en un principio tanto por la culpa de la administración central como por las Autonomías.

Si Merkel y Sarkozy ofrecen fluidez y estabilidad financiera, por duras que sean sus exigencias a los países del euro, Rajoy logrará una “paz financiera” esencial para su plan de ajuste y para ver si, de paso, consigue reactivar el consumo y la inversión, frenando así el riesgo de recesión que anuncian los analistas. Y que podría echar por tierra todo el esfuerzo de ajuste nacional.