ZP dice que Rubalcaba es el “matador” de ETA

Las palabras de Zapatero en la conferencia política del PSOE elogiando la actuación de su ex ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la lucha contra ETA -“está agónica”, dijo el presidente- y las recientes declaraciones del Lehendakari Patxi López en favor del acercamiento al País Vasco de los presos de la banda terrorista si anuncia el final de la violencia, dan idea de la esperanza, o de la información privilegiada que tiene el Gobierno, de que la banda anuncie su disolución en los próximos días para darle ese triunfo al PSOE y a Zapatero y para favorecer la campaña electoral de Bildu. Sobre todo una vez que el colectivo de los presos etarras se sumó a la declaración de Guernica que pide el fin de la violencia terrorista.

Este ha sido el mensaje subliminal mas importante del inicio de la Conferencia Política en la que el PSOE va a configurar su programa electoral y que ayer se abrió con la intervención de un Felipe González sabelotodo que dice mantener viva su “rebeldía” ante lo que ocurre en Europa y España; y un Zapatero en despedida que daba una y otra vez las gracias a su partido por “el apoyo y la lealtad” recibida durante los meses difíciles de sus medidas de ajuste fiscal y recortes sociales que en su opinión eran imprescindibles para España -se ha llenado la boca de “España”- y que en su opinión son la base de la futura recuperación económica y del empleo.

Naturalmente, el discurso de González fue mas interesante y apasionado que el de Zapatero, dando la impresión que después del errático liderazgo de Zapatero en el PSOE y su fallida presidencia del Gobierno, y si la candidatura de Rubalcaba se reduce a un paréntesis de seis meses como la flor de un día que anuncian las encuestas pre electorales, a los socialistas sólo les queda una alternativa, que es la del regreso de Felipe González. Quien ayer, en la conferencia pre electoral del PSOE recalcó que mantiene viva toda su “rebeldía” a lo largo de un discurso enérgico y europeísta.

El que se convirtió en una arenga a las bases electorales del socialismo español para intentar una recuperación de los votos perdidos al grito de “Rubalcaba es lo mejor que le puede pasar a este país”, algo que está obligado a decir y que seguro no piensa porque sabido es que González se cree que lo mejor que le ha pasado a España desde que se inició la transición ha sido él.

Vamos a ver qué hace ETA en los próximos días, y vamos a ver qué sale de la Conferencia Política del PSOE de este fin de semana que será contestada por una Convención del PP dentro de siete días en Málaga para aprobar su propio programa y lanzar su campaña electoral. Puede que de las dos reuniones no salga nada nuevo y espectacular salvo la consabida promesa de tener, cada uno de ellos, la pócima milagrosa para atajar la crisis, mientras se descalifican los programas y las trayectorias de sus adversarios.

Intentando los socialistas en Madrid reactivar el ahora decaído liderazgo de Rubalcaba -al que querrían dar los “honores” de la presunta rendición de ETA si es que se produce, para vestirlo de estadista y pacificador-; y los populares presentando a Rajoy como imparable estadista ganador de las elecciones del 20-N, que además tiene la solución a todos los problemas de la crisis económica y social del país. Estamos en el preámbulo de la campaña electoral y estas cosas ocurren, pero atención a ETA que podría asumir en los próximos días un protagonismo muy especial.