‘El Gordo’ no llegará a la Bolsa

El Gobierno ha decidido suspender la salida a Bolsa de la empresa estatal Loterías y Apuestas del Estado (LAE), una vez conocido el valor que los bancos colocadores daban a la compañía -en torno a los 18.000 millones de euros- que en opinión de la dirección de LAE no cubría el valor real y en libros que la propia empresa pública había estimado en 21.000 millones de euros. Por lo que la pretendida venta de un 30 por 100 del monopolio del juego español no era ni rentable, para las necesidades financieras y deficitarias del gobierno saliente de Zapatero, ni presentable desde el punto de vista económico y político.

Sobre todo cuando desde el PP se había criticado con dureza la operación e incluso se había amenazado con posible querella contra el gobierno y los administradores de la compañía por presunta “malversación de fondos públicos”, como lo había insinuado días atrás la portavoz parlamentaria del PP Soraya Sáez de Santamaría que ha liderado la oposición frontal a la operación.

Es verdad que, como dicen en LAE, había que esperar a ver la valoración final de la empresa por los colocadores y analistas, antes de que el PP lanzara la artillería pesada contra el Gobierno y los administradores de la empresa. Aunque también es cierto que Sáez de Santamaría había calificado la valoración –calificada de conservadora- de los 21.000 millones de euros como escasa y un regalo a favor de los inversores. Su caída al límite de los 18.000 ponía mucho peor las cosas, porque si LAE consiguió unos beneficios netos en 2009 de cerca de 2.600 millones de euros, el 30 por 100 de la compañía se habría llevado cada año 780 millones de beneficio, para amortizar el total de su inversión –según los colocadores- de 5.400 millones en tan solo siete años, y a partir de ahí y hasta el infinito un beneficio puro y duro en menoscabo de las arcas del Estado.

Naturalmente, al fondo de esta batalla está la necesidad urgente del gobierno saliente de Zapatero de recaudar para cumplir los objetivos de déficit de 2011 -que ya están en el alero o imposibles- y el enfado global del PP porque el gobierno saliente está haciendo, según ellos, mangas y capirotes en su despedida en empresas públicas y en los organismos reguladores del Estado, donde han colocado muchos jefes gabinetes de ministros y altos cargos de la etapa del PSOE. Organismos de donde acabarán saltando todos ellos porque el PP piensa cambiar la ley nada mas llegar al gobierno, si es que llega como dicen por ahora las encuestas.

Además, esta anunciada victoria del PP y su oposición a la salida a Bolsa de LAE, seguro que habrá influenciado a los bancos colocadores y posibles inversores ante el temor de una jugada a la contra del futuro gobierno. Y además está claro que los bancos colocadores, ante las dificultades que sufren los mercados bursátiles, han querido dos cosas: o dar su particular pelotazo bajando los precios de salida; o dejar la operación como imposible, con esa bajada de la valoración de la compañía,para vendérsela por detrás al PP como un apoyo o favor a su pretensión de frenar esta operación.

Lo cierto es que al final el gobierno y LAE han hecho bien en suspender la salida, aunque ello incluya cierta euforia del PP que pretenderá una victoria política, o por lo menos haber influido en ello de manera decisiva. Aunque lo que definitivamente hundió la operación fue la caída del precio y valoración de LAE y el pésimo ambiente bursátil y alta tensión política y financiera internacional que no permiten estas alegrías con las que el gobierno pretendía, a la vez, recaudar 7.000 millonesy animar la Bolsa española. Ahí está un día y el otro también el presidente Obama dando la vara a los europeos con su mensaje impertinente de que la UE en esta crisis global de las finanzas –que nació en los en los EE.UU.- lo está haciendo muy mal. En suma, el “Gordo de Navidad” no repartirá este año dividendos y puede que ya no lo haga nunca. Aunque nunca hay que decir “de este agua no beberé”, porque puede que en 2012 las arcas del Estado tengan mucha sed.

1 comentario
  1. Lucyinthe Sky says:

    Financial Times, The Economist, Wall Street Journal, etc son los agentes de marketing de la especulación financiera internacional. Defienden el peculiarísimo punto de vista de la gran banca internacional.
    Por supuesto que España puede dejar el euro!!. Al principio será traumático pero luego se remontará. La salida del euro tiene que estar coordinada con nuevos tratados comerciales - si exportamos a China y le marcan el 40% mientras que importamos de China y la UE le marca un 4%, no se puede hacer nada.
    Aunque la deuda se renegocie, si tenemos una divisa euro sobrevalorada en un 35% y los chinos practican el dumping con nosotros, no hay nada que hacer. Tal y como estamos there is NO FUTURE. Los partidos políticos que defienden el euro fracasarán.
    No hacen falta 40 años para darse cuenta de que el euro NO nos conviene!!

Los comentarios están desactivados.