Zapatero dimitirá en el PSOE el 20-N

Durante el anuncio de la disolución de las Cortes y de la convocatoria de elecciones generales el próximo 20-N, el aún presidente del Gobierno y secretario general del PSOE José Luis Rodríguez Zapatero anunció ayer que no piensa permanecer en los primeros planos de la política una vez que concluya el proceso electoral. Ello implica que, en la noche electoral del 20-N y si se confirma, como ya parece inevitable, la derrota de Alfredo Pérez Rubalcaba, en ese momento Zapatero anunciará su dimisión como secretario general del Partido Socialista.

Algo que debió haber hecho en el mismo momento en el que declaró que no sería candidato a la presidencia del Gobierno, evitando la bicefalia que tantos problemas les ha causado a los dos -por ejemplo en la aprobada reforma constitucional, que pronto entrará en vigor- y el vacío de poder que se abrirá en el PSOE con un Zapatero dimitido y un Rubalcaba derrotado.

No por esperado el anuncio de disolución de la Cortes y de la convocatoria de elecciones mereció ayer algo más que el penoso comunicado que leyó el presidente saliente del Gobierno, y sus optimistas palabras sobre la recuperación de la “credibilidad de España”, en el mismo día en el que nuestro país aparecía como el número 15 de la lista de las naciones con las economías más fuertes del mundo.

La colección de frases lapidarias de Zapatero no deja sitio a la interpretación porque los hechos las juzgan. He aquí una docena de ellas que no conviene olvidar:

-”Apoyaré el Estatuto que apruebe el parlamento catalán”. Hubo de rectificar el estatuto de Maragall y el de Montilla.

-”No habrá trasvase del Ebro”. En la sequía de Barcelona se aprobó el trasvase.

- “La nación española es discutida y discutible“. El Tribunal Constitucional sentenció lo contrario.

- “De Juana Chaos está a favor del proceso de paz”. Está huido de la Justicia.

- “Otegui es un hombre de paz”. Está en la cárcel.

- El 29, XII, 2006: “En 2007 mejorará el proceso de paz con ETA”. El día 30 ETA puso una bomba en Barajas.

-”En esta legislatura (2008/2012) lograremos el pleno empleo” (sic).

- “No hay riesgo de crisis económica” (sic).

- “Estamos en la Champion, España ha superado a Italia y alcanzará a Francia”. España pasó del 8º al puesto 15º del ranking mundial.

-” Ya se ven los brotes verdes de la recuperación” (sic).

- “La crisis de las “sub prime” no afectará a España” (sic).

-”El sistema financiero español es el mejor del mundo”. (sic).

-”Hay que dar una respuesta social a la crisis” (sic). Luego vinieron los recortes sociales a partir de mayo de 2010.

La larga despedida y la pésima herencia de Zapatero nos está proporcionando un lamentable espectáculo político y no por su empeño, como dice, de hacer reformas antes de abandonar el poder y de resistir en el cargo por supuesta responsabilidad. Zapatero no se ha ido porque, como todos se ha aferrado al sillón presidencia y a la secretaría general del PSOE para permanecer el mayor tiempo posible y con la esperanza –su proverbial “optimismo antropológico”- de que todo se arregle antes de su marcha. Esperanza que, por ejemplo, ahora lo tiene en vilo a la espera que ETA decida anunciar su disolución antes del 20-N.

Sin embargo en esa ya convocada noche electoral llegará el verdadero final de Zapatero, en la presidencia y en la secretaría general del PSOE aunque por el momento no lo ha querido decir en público. A lo mejor sigue pensando en un milagro y en que podrá manipular y liderar su sucesión (a favor de Chacón) en el PSOE, lo que confirmaría que Zapatero no sólo ha perdido el contacto con la realidad sino la conciencia. Aunque el 20-N se despertará de entre todas sus pesadillas, donde ha sido el protagonista estelar y desafortunado para España y para el PSOE. Y todavía va diciendo en privado que “no guarda rencor a nadie”. Sólo eso faltaría para completar el esquema de su psicodrama político y personal.