Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Rubalcaba acorralado

El informe presentado por la Guardia Civil ante el juez Ruz que investiga el llamado caso del bar Faisán revela que el vídeo grabado en dicho establecimiento ha podido ser manipulado por la policía española para evitar que se probara el chivatazo a ETA en mayo de 2006, con el que se pretendía abortar la detención de la trama de extorsión de la banda terrorista durante la tregua etarra. Este hecho pone en graves apuros al vicepresidente y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y abre una crisis dentro de su departamento –con versiones enfrentadas en policías y guardias civiles- porque probaría la implicación de sus mandos políticos y policiales en el chivatazo a ETA.

Estamos ante un asunto de la mayor gravedad que no solo afecta al vicepresidente Rubalcaba sino también al propio presidente Zapatero, porque no se sabe hasta dónde pudo llegar la responsabilidad política de estos hechos, contra los que el Gobierno, en vez de investigarlos –al igual que ocurrió con el caso GAL en la presidencia de González-, está intentado levantar un muro de contención informativa y de no colaboración con la Justicia.

Y todo ello en un proceso que se ha abierto y reanudado gracias a la desaparición del juez Garzón de la Audiencia Nacional desde donde se pretendió echar tierra sobre el asunto cuando la investigación estaba bajo su jurisdicción.

Asimismo, estas revelaciones tienen indiscutible impacto político y emocional en el pretendido proceso de legalizar a Batasuna bajo sus nuevas siglas de Sortu. Especialmente cuando uno de los negociadores de la anterior tregua de ETA, el socialista vasco Jesús Eguiguren, se ha declarado públicamente su posición favorable a la legalización de este partido, sin esperar la decisión de los tribunales y en contra de la posición mas prudente del Gobierno y de la dirección nacional del PSOE.

Si los servicios técnicos de la Guardia Civil afirman que hubo dos cortes –de 3 minutos y de 16 segundos- en dicho vídeo, y que en ambos casos no hubo causa accidental, lo que está diciendo la Benemérita es que alguien manipuló esa cinta que estaba bajo la protección policial, lo que da credibilidad a otras declaraciones policiales ante el juez en las que se aseguraba que un mando de la policía aconsejó que había que manipular dicha grabación.

El acoso al que el Partido Popular ha sometido al ministro Rubalcaba en los últimos días con esta cuestión se ve así avalado por la declaración judicial de la Guardia Civil. Lo que podría provocar la imputación por el juez de los altos responsables de Interior afectados por el caso y colocar en una muy difícil posición al propio Rubalcaba, dañando su ambición de aspirar a la sucesión de Zapatero. El hecho de que el vicepresidente, el pasado fin de semana, no tuviera protagonismo en el acto electoral del PSOE en Sevilla se comentó como algo extraño que merecía una explicación. Y esa explicación estaría en el hecho de que fue el pasado viernes cuando la Guardia Civil presentó ante el juez Ruz su declaración.

Sobre el autor de esta publicación