Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Batasuna: el secreto de “si la hubiera”

La declaración con la que Batasuna pretende ser legalizada para participar en las elecciones municipales del próximo día 22 de mayo encierra, a la espera de conocer el texto exacto de los estatutos que presentará en el ministerio de Interior, una frase que justifica la existencia de ETA y por la que se viene a decir que su condena de la violencia está condicionada por el “si la hubiera”. De lo que se deduce que Batasuna no condena a ETA, sino sólo sus eventuales y “futuros” actos violentos. Lo que se agrava por el hecho de que al día de hoy ETA y Batasuna son la misma cosa como reconocen las sentencias judiciales, incluida la de Estrasburgo.

De esta manera Batasuna pretende legalizarse durante este tiempo de “alto el fuego permanente”, pero no definitivo, de ETA, logrando su presencia en las elecciones de mayo y en los ayuntamientos vascos, y si luego ETA se lanza a la violencia ya veríamos si Batasuna la condena o hace la vista gorda.

Indiscutiblemente tanto en lo de la “tregua permanente” de ETA como en esta declaración de Batasuna se incluyen pasos y gestos a favor de un aparente final del terrorismo de ETA. Pero pasos incompletos que no merecen el pleno reconocimiento de los partidos demócratas hasta que ETA no anuncie el fin de la violencia y Batasuna no condene la violencia de ETA como tal y sin futuribles.

Por todo ello las palabras de los dirigentes de Batasuna en donde dicen: “la Izquierda Abertzale rechaza y se opone al uso de la violencia, o la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos y, eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”, se quedan cortas y levantan sospechas.

Y lo que es peor parecen formar parte de un libreto que se ha escrito de antemano entre los posibles negociadores de ETA y Batasuna, por un lado, y los del Gobierno y el PSE, por otro. Primero, la “tregua permanente”, que Zapatero y Rubalcaba la declararon incompleta pidiendo el final de ETA, a la vez que exigen a Batasuna que rompa con ETA o que condene su violencia. Luego llega esta declaración de Batasuna, para su legalización, en la que “acepta” con matices la exigencia del Gobierno de condenar a ETA. Y finalmente se espera un comunicado de la banda en el que se podría anunciar el final de la violencia, o criticar a sus compañeros de Batasuna.

Un comunicado que podría llegar antes de las elecciones de mayo si los tribunales no aceptan las declaraciones de condena de la violencia etarra que presenta Batasuna, una vez que parece claro que los abertzales del entorno etarra no quieren, por nada del mundo, perder esta oportunidad de participar en las elecciones municipales.

De la misma manera, el Gobierno de Zapatero cree tener al alcance de su mano el comunicado de alto el fuego final y definitivo de ETA, para apuntarse una victoria política de alcance histórico que mejoraría –en compañía de todas las reformas estructurales contra la crisis económica- las expectativas electorales del PSOE para las elecciones del mes de mayo, y posteriormente para las generales de 2012.

Ante estos hechos importantes, que el lehendakari Patxi López considera un paso importante y positivo, y que en el entorno de Zapatero y de Rubalcaba provocan satisfacción por mas que aparenten prudencia y desconfianza frente a ETA y Batasuna, en el Partido Popular –que rechaza las declaraciones de Batasuna- generan desconcierto. Porque el PP no quiere que se legalice a Batasuna por nada del mundo y se agarra a la legalidad que Batasuna pretende burlar. Pero por otra parte el PP –que no sabe si existen negociaciones secretas ni una “hoja de ruta”- “teme” un comunicado final de ETA en el que anuncie que deja las armas o algo parecido, lo que de producirse dejaría al PP en una situación difícil y electoralmente comprometida.

Y en mucho parecida a la disyuntiva que le plantean las reformas económicas y sociales de Zapatero: apoyarlas; o no apoyarlas y quedar solos frente al resto de las fuerzas parlamentarias. Por ello se puede decir que estamos en una encrucijada que podría seguir un plan secreto que todavía puede ser reforzado por un nuevo comunicado de ETA que podría ser para distanciarse de Batasuna, ofreciendo así credibilidad a su condena de la violencia; o incluso dando un paso mas hacia delante anunciando el fin de la violencia (que habría que comprobar).

Lo que de ser cierto constituiría un aval muy importante para legalizar Batasuna y todo un “regalo político” para Zapatero y el PSOE, y también para España, si ello fuera de verdad. De momento, pues, la máxima prudencia a la espera de conocer los estatutos de Batasuna, y la reacción de ETA que la habrá.

Sobre el autor de esta publicación