La “tribu de los Brady”, y los otros

Los primeros dirigentes del comité ejecutivo del Partido Popular aparecen en un vídeo navideño, al estilo de la carátula televisiva de “la tribu de los Brady” en el que sonrientes despiden este año dramático para el conjunto de los españoles presentándose como los triunfadores de la situación sobre la base de las encuestas pre electorales que ofrecen al PP el horizonte de la mayoría absoluta si en estas fechas se celebraran unas elecciones generales.

El vídeo del triunfo del PP contrasta con la cara amarga del Gobierno y de los dirigentes socialistas, que han roto con su base social y electoral, y que viven en la zozobra sobre el duro calendario que se les avecina preñado de incógnitas –como el riesgo del rescate financiero de España por parte de la UE- y de revueltas sociales en el pantano de los cinco millones de parados, y para colmo con una crisis de liderazgo en la figura de Zapatero que se ha permitido, en estas fiestas navideñas hacer bromas y juegos de palabras en relación con su futuro político como el presidente del gobierno y líder del PSOE, y todo ello y mucho mas envuelto en el “estado de alarma” en el que está sumido el país por el riesgo de nuevas huelgas de los controladores aéreos y la incapacidad del Ejecutivo para solventar esta situación.

Estamos, pues, ante la cara y la cruz de la clase política española, pero a la vez estamos también ante un creciente desamparo general porque los unos del PP están cómodamente instalados a verlas venir y a la espera de que les caiga en las manos el poder –que les caerá si todo sigue así- y los otros, la gran catástrofe general del PSOE zapaterista, agarrados desesperadamente al poder a ver si un golpe de suerte, un milagro o un error del contrario les permite remonta una situación imposible lo que nunca conseguirán porque solo les queda alargar la agonía de uno de los periodos más negros de la Historia reciente de España.

¿De qué se ríen los dirigentes del PP? Estos no son tiempos para risas de ningún tipo ni para esa clase de exhibiciones por más que los publicistas del partido quieran hacer unas gracias navideñas en un tiempo en el que millones de españoles no están para bromas sino todo lo contrario. Este es un tiempo para un discurso político serio, austero en el que ofrezcan tanto programas como soluciones y equipos de gobierno alternativos a los que han llevado este país al drama económico y social que vivimos. Al que hay que añadir el daño causado a la cohesión, unidad e identidad nacional por parte del gobierno de Zapatero que, primero en el estatuto catalán y luego para solventar su debilidad parlamentaria, ha dañado la soberanía nacional con un invento demencial, ajeno a nuestra Historia e inconstitucional, que se ha llamado “la España plural” por no decir confederal, rompiendo así mismo la propia doctrina del PSOE, acordada en Santillana, amén de la solidaridad interregional entre los distintas autonomías españolas lo que es el colmo de la desfachatez para un partido que se presenta como defensor de los valores y principios de la izquierda.

Cabe esperar que, en un tiempo como el que estamos sufriendo, el discurso de Navidad del Rey sea más austero y realista y le permita transmitir a los ciudadanos no solo palabras de consuelo y de esperanza –una difícil tarea cuando Zapatero, el optimista antropológico, reconoce que tardaremos cinco años en levantar cabeza-, sino que en esa alocución el Jefe del Estado advierta y avise a toda la clase política, gobernantes y opositores, sobre la urgente necesidad de una respuesta nacional a tan dramática situación. La que solo se puede hacer desde la responsabilidad y la cohesión nacional, sin perder un día ni un minuto más.

2 comentarios
  1. Costadamorte says:

    Es evidente que el Jefe del Estado tiene la obligación de recibir a un representante del pueblo español, si este lo pide, (Pablo Iglesias es eurodiputado), y más si es el líder oficial y estatutario, (ahota ya es oficialmente secretario general de Podemos), de la cuarta formación política en las últimas elecciones celebradas..., (las europeas del año pasado)...
    Y PUNTO!...
    No es algo opinable, es un deber ineludible del puesto...

Los comentarios están desactivados.