¿Se va Cospedal?

El dicho popular italiano de “si non é vero, é ben trovato” sirve para valorar la noticia o el rumor de la posible retirada de María Dolores de Cospedal de la secretaría general del PP para dedicarse desde ahora y exclusivamente a su candidatura a la presidencia de Castilla La Mancha en las elecciones autonómicas de mayo de 2012. La información ha partido del secretario general del PSOE en La Mancha, José Manuel Caballero, quien no cita fuentes pero que ha puesto el dedo en una llaga del PP porque la dedicación plena de Cospedal al cargo de presidenta del PP manchego y a la campaña electoral en ciernes tiene lógica política, aunque sabido es que a Mariano Rajoy le gusta reservar las decisiones importantes hasta el último minuto.

Sobre todo si son conflictivas o están marcadas por tensiones políticas, mediáticas o judiciales, lo que no es el caso de Cospedal. Pero sí de otros candidatos que se esperan en el PP la confirmación como Francisco Camps como cabeza del cartel valenciano, o la posible candidatura de Francisco Álvarez Cascos como cabeza de lista autonómica del PP en el Principado.

Sin embargo la salida de Cospedal de la secretaría general del PP incluye una segunda e importante lectura, al margen de su candidatura manchega, porque ello obligaría a Rajoy a nombrar un nuevo secretario general dotado de buena imagen, autoridad y mando en el partido para preparar el largo periodo electoral que se inicia en el mes de noviembre con las elecciones catalanas y que concluirá con las elecciones generales de marzo de 2012. Si miramos entre las personas más próximas a Rajoy encontramos a Alberto Ruiz Gallardón, Javier Arenas, Federico Trillo, Esteban González Pons, Soraya Sáez de Santamaría, Ana Mato y Ana Pastor.

Estamos hablando de quien, en caso de salida de Cospedal, será el número dos del partido, y la persona que ha de completar y compensar el débil liderazgo de Rajoy. De ahí que siempre ha sonado el nombre del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, quien cuenta muy buena valoración en las encuestas y con imagen de centro y que además –aunque ahora no lo reconozca-  pretende sin ir en la lista madrileña del PP al Congreso de los Diputados en 2012. Lo que sería mucho más fácil para él si accede a la secretaría general del PP. Un puesto que, por otra parte, lo situaría por encima de su dura adversaria y presidenta del PP madrileño Esperanza Aguirre.

Gallardón ha dicho en varias ocasiones que no quiere ser secretario general, cargo que desempeñó años atrás con Manuel Fraga, pero si se lo pidiera Rajoy aceptaría porque ello lo situaría como el número dos del PP en la línea de sucesión del líder para el caso de un tercer fracaso electoral del ahora presidente del partido.

En cuanto a Cospedal está claro que es muy difícil compartir la función de candidata y presidenta del PP de Castilla La Mancha con la secretaría general del Partido Popular,  el puesto de portavoz del PP en muchas ruedas de prensa, su función de Senadora y de diputada regional en La Mancha (¡seis cargos!). Es verdad que la secretaría general le da a Cospedal un plus de notoriedad y de prestigio que sin lugar a duda le favorece y se proyecta sobre Castilla La Mancha.

Pero si son ciertas las encuestas que anuncian una victoria del PP en la Comunidad manchega lo lógico y lo razonable sería que Cospedal se dedicara plenamente a su función en el territorio manchego poniendo punto final a una complicada situación dentro del organigrama del PP como ha sido la de compartir secretaría general y una presidencia autonómica, lo que no estaba previsto normativamente y constituyó una excepción acordada en el congreso valenciano del PP.

Además, Cospedal deja tras de sí una buena labor al frente de la secretaría general y aunque tiene posibilidades de victoria en La Mancha nada está hecho, faltan nueve meses y todavía muchas cosas pueden pasar. Además si Barreda derrotara a Cospedal habría derrotado también a la secretaria general del PP, y ese es un riesgo político que tanto Rajoy como la cúpula del partido deberían sopesar.

Vamos a ver qué sorpresas y novedades nos reserva Mariano Rajoy al término de las vacaciones del verano y si el relevo de Cospedal en la secretaría general del PP será pronto una realidad por mucho que le cueste al presidente del PP tomar decisiones. En los próximos días cuando se anuncien las candidaturas populares a las autonomías y los ayuntamientos la incógnita manchega se despejará. O se atrasará si Rajoy insiste en su inmovilismo proverbial.