Rajoy en el burladero

Ya han consumado en Cataluña la felonía antiespañola de prohibir las corridas de toros en venganza por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatuto catalán en la que se dice que Cataluña no es una nación y que la única nación es España. Lo acaba de demostrar el parlamento catalán prohibiendo los toros porque no hay una nación democrática que se atreva a legislar contra la libertad de sus ciudadanos como ocurre con frecuencia en Cataluña y lo hemos visto en un sinfín de ocasiones, y con el mayor desprecio a la legalidad y a los derechos humanos y fundamentales de los ciudadanos y sus familias como ha ocurrido por la imposición a la fuerza, con amenazas e incluso con sanciones, contra el uso y estudio de la lengua castellana.

Si todo esto es grave, como es la decisión de ese parlamento de suprimir las provincias catalanas en contra de la legalidad, mofándose de la Constitución y la sentencia del TC sin que la fiscalía del Estado haya tomado medidas pertinentes ante la enésima, más grave resulta que semejante situación esté amparada y liderada por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y por el PSOE.

Y penoso resulta el espectáculo que ofrece el Partido Popular con Rajoy escondido en el burladero con sus sonoros silencios y empeñado en huir del permanente problema catalán en defensa en vez de actuar en defensa de España y los españoles a los que no se ha dejado de ofender antes, durante y después de la sentencia del Constitucional sobre el estatuto catalán, como pasó en la manifestación del día 10 de Barcelona que presidieron Montilla y el PSC-PSOE, y a los que ahora se agrede con la prohibición en esa Comunidad Autónoma de las Fiesta Nacional. ¿Dónde está el PP, donde están sus líderes, quien defiende la legalidad y la Constitución en España además de Rosa Díez?

El PP hace gestos, critica a Zapatero, mira las encuestas y cuida su electorado catalán sin “hacer ruido” y renunciando a lo esencial e incapaces de hacer un discurso político cierto, verdadero y de frente en todo lo que nos concierne. Como incapaces parecen de presentar una moción de censura ¡aunque la pierdan! para denunciar todo lo que ocurre en España y presentar, si es que lo tienen, su programa alternativo de gobierno.

El PP está pendiente de las vacaciones y se contentan con las buenas encuestas que les pronostican una victoria en 2012 pero les importa un pimiento lo que está pasando en 2010 y lo que ocurra en 2011, y si Zapatero, su gobierno y sus nacionalistas amigos se mantienen en el poder durante los próximos dieciocho meses, demostrando día a día que no están a la altura de las circunstancias y que solo se dedican a esperar el día “D” de las elecciones para ver si llegan al poder con la ayuda de los errores de los demás.

¿Qué campaña o iniciativas ha tomado el PP en contra de la infamia de la prohibición de los toros que estaba prevista y se veía venir? Nada, ninguna, ahora anuncia Rajoy que presentará en el Congreso de los Diputados una iniciativa para defender la Fiesta de los Toros como de interés nacional. ¿Por qué no lo hizo antes? Por lo de siempre, porque está cansado, porque no quiere líos, o porque quizás le convenía que el PSOE cayera en este error de enfrentarse, en toda España, a la prohibición de los toros y no convenía sacarles de su error.

¿Qué denuncia ha presentado el PP contra la liquidación de las provincias catalanas? Ninguna que se sepa. ¿Acaso no debía el PP haber exigido el cese o dimisión de la ministra de Defensa, Carme Chacón, por decir en contra de la Constitución que España es una “nación de naciones”? Naturalmente que debió de hacerlo, pero una vez más Rajoy se esfumó y dejó todo en un comentario liviano sobre si hacían el ridículo o no. O sea, al líder de la oposición no le parece un escándalo que la ministra de Defensa esté en contra de la nación española y de la Constitución.

Zapatero, Montilla y Mas han echado el cerrojo nacionalista y anti español a la plaza Monumental de Barcelona mientras Rajoy permanecía escondido, como siempre, en el burladero nacional. Que los políticos nacionalistas y del PSC hacen carreras atacando a España y agrediendo a los españoles es algo que sabemos y va creciendo sin que nadie les pare los pies y pisando descaradamente la línea de la legalidad constitucional. Si lo hace Chacón desde el Gobierno de España pues imagínense los demás que aprovechan el hundimiento político y personal de Zapatero y la huida permanente de Rajoy al que le convienen los destrozos de PSOE porque le mejoran las encuestas y eso es lo único importante para el PP porque allana su camino hacia el poder. Lo que le pase a España y a los españoles eso a Rajoy y al PP les importa menos porque ellos solo están a lo que están, es decir a ganar y a escurrir el bulto no vaya a ser que se puedan equivocar.