Permisos a etarras arrepentidos

El portavoz del PP Esteban González Pons ha guardado un discreto silencio sobre los permisos de salida de la cárcel para efectuar trabajos en libertad condicional concedidos a siete presos de ETA que cumplian condena por pertencia a banda armadas y numerosos asesinatos. La noticia, publicada por el diario El País, ha causado sorpresa e indignación en medios próximos a las distintas organizaciones de víctimas del terrorismo y anuncia una polémica por cuanto estas liberaciones parecen formar parte en una calculada estrategia del gobierno de Zapatero para dividir a los presos etarras, forzar a ETA a una nueva tregua y empujarla hacia el abandono de las armas. Otras noticias recientes sobre acercamiento de presos de ETA al País Vasco, como el propio Arnaldo Otegui, la desaparicion de De Juana Chaos en Irlanda del Norte y de Josu Ternera que parecía controlado en una clínica de un país europeo parecen caminar en el mismo sentido que dichas liberaciones de presos, que ha sido posibles gracias al apoyo de la fiscalía que depende del gobierno, y se suman a gestos y movimientos en el entorno de Batasuna para que el mundo abertzale próximo a ETA condene la violencia y pueda participar en las elecciones municiaples de 2011.

Aunque hayan condenado a ETA y pedido perdón a las víctimas estos presos siguen siendo unos delincuentes con penas relacionadas con terrorismo y con crímenes en sus espaldas, por lo que esta medida que apoya el gobierno y la fiscalía y sobre la que guarda silencio el PP merecería una explicación a la ciudadanía de mas calado y mayor justificación. O ¿quiere decir esto que cualquier criminal que muestra arrepentimiento de sus delitos tambien se puede beneficiar de estas medidas de gracia con apoyo del fiscal, o solo están reservadas para presos de ETA arrepentidos? Como sería bueno saber si Rajoy y Zapatero han pactado, como parece, semejante iniciativa que se ha conocido pocas horas después de que terminara el debate parlamentario sobre el estado de la nación, aunque presumiblemente la conocían de antemano tanto el gobierno como el PP. ¿Que está pasando?

No estamos diciendo que estas excarcelaciones limitadas y al parecer controladas nos parezcan mal, pero alguien las debería de explicar mas y mejor tanto desde el punto de vista jurídico como político. Sobre todo se debe explicar no solo el arrepentimiento de los etarra con permisos de salida sino en qué y por qué todo ello beneficia la lucha contra ETA. ¿Acaso porque divide el colectivo de presos? ¿Acaso porque facilita la posibidad de que Batasuna condene la violencia y pueda así participar en las elecciones municipales de 2011? ¿Acaso porque todo ello forma parte de otra encubierta negociación del gobierno con los terroristas, y les están enseñando el camino del llamado “punto final” si entregan las armas?

De momento no se sabe nada y sorprende que el PP no solo no quiera comentar esta importante noticia (como se niega a hablar de la sentencia del Estatuto catalán) sino que además reitere que apoya al gobierno en esta política como lo dijo ayer Pons diciendo que mientras el ministro Rubalcaba siga deteniendo a etarras los “populares” mantendrán su apoyo al gobierno. ¿Pase lo que pase?

Desde luego todo lo que ayude a poner fin a la violencia terrorista debe ser contemplado y analizado, pero debe ser ese horizonte del final de ETA y no otra cosa lo que justifique medidas excepcionales como las que aquí se mencionan. Pero ese posible final, o pública ruptura entre ETA y su entorno abertzale y colectivo de presos no parece al día de hoy algo inmediato salvo que el gobierno y el PP tengan una información privilegiada de la que carecen los ciudadanos. Por todo ello pedimos claridad y la máxima transparencia -¿desde cuando se están concediendo estos permisos?- no vaya a ser que los familiares de unas víctimas del terrorismo se encuentren por la calles con estos personajes cuando ellos creían que estaban presos y todos nos encontremos con un nuevo drama político y social.

Sabido es que el presidente Zapatero está empeñado, desde que llegó al poder, en conseguir el final de ETA y pasar por ello a la Historia. Como sabido es que ETA lo engañó en las negoaciones de 2006 que además se excedieron del campo del final de la lucha armada para entrar en escabrosos terrenos de la política, como ocurrió durante las conversaciones de Loyola, donde tan activo estuvo el presidente vasco del PP, Jesús Eguigueren, quien recientemente se ha mostrado favorable a una nueva ronda negociadora o cosa parecida. Pero estas certezas no pueden ahora aparecer envueltas en un manto de niebla misteriosa bajo el que caminan de la mano el PSOE y el PP sin que nadie explique lo ocurrido, lo que está ocurriendo y lo que nos acabamos de encontrar en la portada de un diario. Queremos luz y claridad tanto por parte del gobierno como del Partido Popular.