Zapatero, Agente 000 al servicio del PP

Es un personaje inagotable dotado con una sonrisa bobalicona que causa estupor porque de ella se desprende el alcance de su capacidad destructiva, al estilo del Jocker de Batman. Hablamos, cómo no de José Luís Rodríguez Zapatero, ex presidente del Gobierno de España y ex secretario general del PP, posiblemente el peor político de la historia de este país y el que mas daño hizo en menos tiempo tanto a España como a su partido. Negó la crisis económica y retrasó tres años el inicio de la solución, abrió la puerta del independentismo catalán -‘la nación española es discutida y discutible’, llegó a decir-, le dio en plena crisis indultos y vista gorda a banqueros y eléctricos, y hundió al PSOE en las elecciones de 2011 hasta niveles nunca vistos desde el inicio de la transición.

Sin duda y puede que a su pesar lo que no está claro del todo, Zapatero fue un ‘enemigo’ de España y del PSOE y en cierta manera un agente secreto del PP. Sospecha está última del ‘Agente ZP 000’ al servicio de Su Majestad, don Felipe VI y del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, con licencia para enredar y destruir todo lo que encuentra a su paso.

Sus últimas y mas recientes andanzas así lo demuestran y por ello Fantomas ha podido constatar la euforia desatada en el Palacio de la Moncloa -por cuyas alcobas quedan restos de la pasión gótica de las hijas de Zapatero-, tras el encuentro secreto de ZP con Pablo Iglesias de Podemos. El que el propio Zapatero ha tenido a bien desvelar dejando en la peor de las evidencias a Pedro Sánchez, a quien le crecen los problemas por todas partes y especialmente por el Sur, donde Susana Diaz prepara ya las elecciones autonómicas anticipadas como su primera etapa para el asalto al poder central de Madrid.

Pero de momento entre Susana, ZP y el pérfido Pepe Bono (que sueña con ser el Mario Monti del futuro gobierno de la ‘Gran Coalición PP-PSOE) a Pedro Sánchez lo han dejado a los pies de los caballos. E implorando un poco de silencio y menos ruido en torno a su liderazgo que apenas defiende él y los de su equipo personal, los jóvenes con los que Sánchez quiso emular a Podemos a la vez que marginaba a la vieja y experimentada vieja guardia del partido, los que se han pasado al bando de Susana Díaz, pilotados por Felipe González.

Naturalmente, lo que le ha ocurrido a Sánchez con Zapatero no es solo responsabilidad del Agente ZP 000, sino de la propia cultura político/leninista del PSOE en la que se incluye tapar todos los errores y los abusos o incluso delitos cometidos por diligentes del partido al grito a ‘a lo hecho pecho’, o ‘¡viva la piña!’ Cuando lo que tenían que haber hecho en 2010 es desbancar a Zapatero de la presidencia del Gobierno por su absoluta incapacidad política y el daño que estaba causando a España y al PSOE.

Y si no lo hicieron entonces, posteriormente debieron hacer autocrítica señalando a ZP como la gran catástrofe que es -ni siquiera es de izquierdas, como presume- algo que debería recordar Sánchez al propio ZP diciéndole: ‘han hundido el PSOE y todavía quieres hacer mas daño, ¡déjanos en paz!’ Pero Sánchez no tiene valor ni autoridad para hablar así, o para decirle a Susana Díaz que se ocupe de los problemas del paro andaluz y la corrupción en la Junta andaluza, en vez de pasarse en día haciendo bolos e intrigas por Madrid.

Es verdad que al Agente ZP 000 esta vez lo han pillado con las manos en la masa, pero él cumplió su cometido de dañar al PSOE en favor del PP. Veremos cual será su próxima misión porque, a pesar de que lo han descubierto, Zapatero volverá por donde solía, no lo puede evitar.