“Cinco días de mayo” cruciales en la Moncloa

Palacio de la MoncloaLos fantasmas de la Moncloa no dan abasto. Corren por los pasillos del palacio tanta gente con mensajes de alarma como si del fin del mundo se tratara. El comienzo de la semana fue atroz: Evo Morales anuncia la expropiación de Red Eléctrica en Bolivia, luego se hunde la Bolsa de Madrid, De Guindos tantea en Bruselas una salida digna para el ladrillo de los bancos, con Bankia en la picota, aparecen amenazas sobere 200 emails que dicen contener noticias sobre el Rey y la infanta Cristina en el caso Noos de Urdangarin, se habla de un pacto con la fiscalía con el yerno del Rey y su socio Diego Torres quien amenaza con cantar la Traviata ante el juez el día 22 de mayo. Y para completar el escenario del caos los sindicatos con PSOE e IU anuncian más movilizaciones, mientras el gobierno avisa del peaje en todas las autovías nacionales, mientras en Cataluña los conductores se sublevan contra el peaje catalán, y las fuerza de orden público toman el centro de Barcelona con motivo de la reunión del Banco Central Europeo, como si se hubiera declarado la independencia catalana y mientras en París Sarkozy ponía de vuelta y media a España en el debate presidencial con Hollande. Estamos ante los “cinco días de Mayo” cruciales como aquellos en los que Churchill tomó el poder para liderar Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial.

Luego, el parque de bomberos de Rajoy se pone a trabajar y De Guindos dice que no habrá rescate de la banca española sino banco malo, o empresa de liquidación de ladrillos prohibidos, Gallardón y Torres Dulce aseguran que no habrá concesiones a Urdangarin, García Margallo declara que lo de Bolivia y Red Eléctrica no tiene importancia, y el Gobierno mantiene su ritmo de crucero de ajustes, recortes, reformas y más impuestos, hasta por respirar, a la espera del domingo electoral francés que tiene a Merkel y la UE en vilo por lo que pudiera pasar. Eso sí aprovechando el revuelo y la tormenta informativa general se adivina en el horizonte un sutil contacto con el entorno político de ETA, para evitar cualquier involución en este proceso y se van dando pasos de acercamientos de presos y tercer grado para los conversos, convencidos todos que el río revuelto y el ruido tiene sus ventajas y que los sindicatos se equivocaron adelantando la huelga general del 29-M, porque la gente no está para más algaradas sino presa del miedo y de la incertidumbre, porque el efecto de las rebajas en los costes del despido está a punto de llegar a empresas públicas y también a muchas de las medianas y grandes empresas que cotizan en el Ibex a precios irrisorios y necesitan mejorar cuenta de resultados a toda velocidad.

Por debajo de la puerta del despacho presidencial donde Rajoy descansa olímpicamente sobre su impoluto sofá blanco, salen unos “hilillos” de humo que el cuerpo de seguridad no considera un incendio sino que emanan del desgaste de cerebros allí reunidos, o del Cohiba cubano con el que el presidente se suele relajar. Por lo menos el Real Madrid ha ganado la Liga, y ahora vendrán los nacionalistas del Barça y del Atlétic para guerrear por la Copa del Rey dando la nota independentista en el Manzanares, donde las otras “señales de humo” contestarán mientras que el Príncipe y doña Letizia presiden el encuentro porque el Rey no tiene la cadera para presidir este festival. España sigue a trancas y barrancas y por ahora no se ven brotes verdes que es el color de la esperanza. El túnel es más largo de lo que imaginábamos pero habrá que seguir avanzando en pos de alcanzar un poco de claridad.