Casimiro vuelve al ataque para salvar a Zougam del 11-M

Hace pocos días nuestro amigo Belfegor descubrió las andanzas del directo adjunto de El Mundo en compañía de la inefable jueza Coro Cillán (que tiene abiertos varios expedientes en el Consejo General del Poder Judicial) para que su “enamorada” intentara reabrir el caso del 11-M, a propósito de un pedazo de tren arrumbado en un almacen, que el fiscal Torres Dulce de Membrillo mandó investigar, pero que luego se arrepintió para decir que nada ni nadie reabrirá la sentencia del 11-M. Pues bien, ahora el diario El País ha descubierto una denuncia de dos testidos protegidos que han sufrido presiones y ofertas de favores a cambio de que cambien su declaración inculpatoria de Zougam (lo vieron en los trenes del 11-M), a ver si con semejante maniobra consiguen reactivar su conspiración. Pero he aquí que las testigos (dos mujeres) han optado por denunciar las presiones del citado rotativo (¡menudo periodismo de investigación!), que podrían ser un presunto delito de compra o intimidación de voluntades, parecido en cierta manera a los enredos de don Casimiro “pero no te veo” a la jueza Cillán.

Naturalmente, nada de esto escapa al director Pedro J. Ramírez que, no contento con la sentencia del 11-M y de su empeño por meter a ETA en los atentados, ha jaleado la inquietud de la victimas de ese terror, y buscado el apoyo de dirigentes extremos del PP (Aguirre, Mayor, Zaplana, Acebes y hasta el campeón Arenas) para sembrar dudas sobre los atentados, y aquí incluida Rosa Díez de UPyD. Lo que, entre otras cosas, ha conducido al lamentable espectáculo de las víctimas del 11-M que aparecieron en el último aniversario separadas y enfrentadas entre sí. ¿Hasta cuándo esta infamia? ¿Que harán ahora Gallardón y Torres Dulce de Membrillo ante las denuncias de los testigos protegidos contra el periódico, en las que citan al inefable Casimiro pero no te veo? Poca cosa nos tememos porque todo apunta a que Gallardón está muy ocupado escribiendo artículos para El País, a ver si así se reconcilia con su antiguo diario de cabecera.En medio de todo esto, e imaginamos que por sugerencia de El Mundo, miembros de las asociación de víctimas del terrorismo AVT presentaron una demanda contra las citadas testigos protegidas del caso Zougan que no fue admitida a trámite por ausencia de base legal, y al final estas señoras denunciaron el acoso del periódico que ahora se investiga en la Audiencia Nacional.

En fin, mucho dolor y muchos recuerdos manoseados por gente despiadada que está empeñada, sin la menor prueba o indicio, en tener razón para justificar decenas de portadas falsas y salvar de sus mentiras al que fuera último gobierno de Aznar. El que por mentir llevó a la derrota al PP en 2004, intentando que nadie relacionara el terror islámico del 11-M con la guerra de Irak.