Se acabó la Cumbre

Hace poco confesé en esta misma columna mis escasas esperanzas de que la madrileña Cumbre del Clima sirviera para mucho. Yo me inclino a pensar que, efectivamente la actividad del hombre está generando un cambio climático, pero no por la autoridad de una muchachita sueca que, con el ceño fruncido, pontifica urbi e orbe, sino […]