Una tasa por el perro

El ayuntamiento de Zamora, gobernado por IU, se dispone a cobrar una tasa de 9 euros por la tenencia de un perro, una novedad en España pero mucho menos de lo que ocurre en Berlín, por ejemplo. Teniendo en cuenta que llegan a 2.800 los perros actualmente censados, se recaudarían entre 50.000 y 90.000 euros, una cifra que, sin embargo, no cubriría ni la mitad de los 200.000 euros que el municipio destina aproximadamente para atender a los gastos que dichas mascotas suponen para las arcas municipales.

La noticia es, según creo, pionera en España, por lo que me permito dedicarle un aplauso especial. No se trata sólo, aunque también, de una personalísima opinión en el sentido de que en esta práctica haya bastante de moda socialmente privilegiada . O de lo que los afectos recíprocos con el mejor amigo del hombre, ciertos y muy loables en sí mismos, puedan sustituir o suplantar a veces los tradicionales vínculos familiares y generacionales. Lo que me interesa destacar en este momento es que son los dueños de los perros o de cualquier otro animal, o sea, quienes se benefician directamente de su compañía, quienes deben correr con los gastos por la suciedad que sus mascotas dejan en los espacios públicos o por el acondicionamiento de zonas específicas en parques o jardines.

Pero no quiero desviarme de la consideración centrada en lo que suponen, como botón de muestra, los orines perrunos en las poblaciones que soportan diariamente miles, decenas o centenares de miles de tales residuos , según el correspondiente censo municipal más la cifra oscura de rigor. El problema incluso puede afectar a la salud pública, algo de lo que poco o nada se habla. Es como si alegando que el animalito se limita a señalar su territorio, porque así se lo exige la naturaleza, el problema ya estuviera resuelto.

Me parece muy bien que los dueños recojan los excrementos sólidos de sus mascotas, si bien parece que aún no se ha encontrado un remedio eficaz para los líquidos. Ese es el estado de la cuestión, pero como el ayuntamiento tiene la responsabilidad de la limpieza en sus calles, plazas y jardines, bienvenida sea la tasa zamorana.