Los pobres viejos

Los viejos agradecemos mucho los bienintencionados eufemismos para encubrir la tozuda realidad de la vejez, desde la tercera edad a nuestros mayores o nuestros abuelos. También el cariñoso apelativo de viejecitos que, según la hueca cantinela al uso, se lo merecen todo. La verdad es que se nos podría seguir llamando ancianos, como se hacía […]