El precio de un voto

He sido durante diez años magistrado en la Audiencia Provincial de las Palmas de Gran Canaria. Probablemente los mejores de mi vida, y no sólo por las bellezas naturales de aquellas islas, sus playas o su privilegiado clima, sino también y en primer término porque pronto hice allí amistades entrañables, de esas que ni sufren […]