La verdadera casta

Panamá

La verdadera casta que padecemos en España, al igual que ocurre en algún otro país, no es la de los políticos que se reparten el poder, a veces durante décadas, sino la que han sacado a relucir los papeles de Panamá. En ellos figuran algunos profesionales de la política, pero también los nombres de otros personajes bien conocidos como financieros, deportistas (o deportistos), coleccionistas (o coleccionistos) de arte, escritores, iconos de nuestro cine o, simplemente, miembros de las mejores familias del Reino.

La vieja casta política a la que se refería Pablo Iglesias se queda en nada si se la compara con esta otra casta transversal y de composición mucho más rica y variada. A su lado, la inmensa mayoría de los componentes de la casta vituperada por el líder de Podemos no pasan de ser españolitos del montón cuando no pobres diablos en términos económicos. Unos mejores y otros peores, con más o menos apetencias de protagonismo público, pero sin méritos bastantes para entrar en aquel club de privilegiados con dinero a espuertas y, al menos hasta ahora, una cierta impunidad frente a la Hacienda y los Tribunales.

Si, ya sabemos que esas sociedades y cuentas opacas en paraísos fiscales no son por sí mismas constitutivas de delito. Nuestra economía global dispone aquí y allá de burladeros alegales o ilegales para que el dinero, siempre que sea en grandes cantidades, esté a salvo de las embestidas del recaudador de esta España a la que tanto queremos todos. No es preciso ser muy mal pensado para suponer que también el blanqueo de dinero, la ocultación de comisiones delictivas y otras gratificantes formas de corrupción a gran escala serán con frecuencia el móvil de unas actividades mucho más onerosas que la visita a la sucursal de un banco español que nos queda a la vuelta de la esquina.

En fin, un espectáculo vergonzoso pero no sorprendente, excepto para las almas particularmente cándidas. Feo es lo que vamos conociendo, pero no le van a la zaga las increíbles explicaciones con las que nos obsequian algunos (no todos) de los que, encontrándose en entredicho, nos toman por tontos. Ahora no vale aducir, como es habitual, una presunción de inocencia que se agota en el ámbito penal. La aparición en los papeles de Panamá apunta en primer término, y ya es bastante, a la evasión de impuestos o al refugio de dineros de oscura procedencia, sean propios o de otras personas por medio de testaferros. Y a partir de ahí, bienvenidas sean las explicaciones merecedoras de tal nombre.

Sobre el autor de esta publicación