Los Magos y las Magas

cabalgata

El feminismo, como cualquier otra causa perfectamente defendible, llega a conclusiones absurdas cuando cae en manos de sus seguidores más sectarios. Es ley del mercado que la mala moneda expulse a la buena, y las peregrinas ocurrencias de algunos o algunas, o de algunos y algunas conjuntamente, siempre serán bien recibidas por los medios de comunicación, los lectores, los oyentes y los videntes. Ahora se pretende llevar la igualdad de género a las cabalgatas de los Reyes Magos. Habrá una Baltasara entre Melchor y Gaspar, o una Melchora entre Gaspar y Baltasar. O una Gaspara entre Melchor y Baltasar. A elegir y sólo para empezar.

La idea se estrenará en dos barrios o distritos de la capital de España pero, desgraciadamente, un propósito tan ilusionante quedará a medio camino. Una señora, maga o no, debiera mostrarse como Dios manda y no como una mujer con bigote de pega y atuendo masculino. Así, el supuesto avance en términos de igualdad acaba siendo un reconocimiento explícito de que tal papel en los festejos de esa noche prodigiosa corresponde por derecho propio a un varón. Lo de que la mujer tenga que disfrazarse para ocultar su sexo no puede complacer a nadie con una mínima dosis de buen gusto.

Ya va siendo hora de que el sentido común ponga coto a esta sarta de disparates. No es cosa de polemizar sobre el sexo de Dios Padre o Madre, preguntarnos por qué el Niño Jesús ha de ser precisamente un niño y hasta elucubrar un poco sobre el Espíritu Santo, misteriosamente masculino pero en forma de paloma. Durante dos mil años más o menos se discute sobre el sexo de los ángeles, incluyendo ahí a los arcángeles, serafines, querubines, potestades y tronos. Tenemos ángelas y serafinas, pero no, que yo sepa, querubinas. Y es que, en ocasiones, el sexo importa poco tanto en lo sobrenatural como en este pícaro mundo. El toro o la vaca, el buey o la bueya, si la hubiere, los camellos o las camellas, los perros o las perras de los pastores y pastoras. Todo depende de las circunstancias y del caletre de los debatidores o debatidoras.

Guardo en mi poder como oro (incienso y mirra) en paño un proyecto de decreto o similar que, elaborado por un ente autonómico en defensa de los animales, se toma muy en serio el género de los beneficiados. No hay perros y gatos, sino perros y perras, y gatos y gatas. Eso sí, envuelto todo ello en la gramática de los nuevos tiempos: “perros/as y gatos/as”. Seguiremos informando.

Sobre el autor de esta publicación

José Luis Manzanares

Nació en 1930. Obtuvo Premio Extraordinario en la Licenciatura de Derecho por la Universidad de Valladolid (1952) y en el Doctorado por la Universidad de Zaragoza (1975).

Ingresó en la Carrera Judicial en 1954 y se jubiló como Magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo el año 2000. Es también Abogado del Estado (jubilado) y Profesor Titular de Derecho Penal (jubilado). Fue Vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial entre los años 1990 y 1996. Desde 1997 es Consejero Permanente de Estado.

Amplió estudios en la Universidad Libre de Berlín Occidental y en el Instituto Max Planck de Friburgo.

Ha pronunciado numerosas conferencias en España, Colombia, Cuba, Alemania e Italia.

Ha publicado más de un centenar de trabajos jurídicos, amén de nueve libros, entre ellos dos Comentarios a los Códigos Penales españoles de 1973 y 1995, habiendo participado en otros diez de carácter colectivo. También ha traducido algunos textos jurídicos del alemán, entre los que destaca la última edición (la 4ª) del Lehrbuch des Strafrechts (Parte General) del Profesor Jescheck. Ha llevado durante años la Sección jurisprudencial del Anuario de Derecho Penal y Ciencias Penales. La misma labor desarrolló en la Revista “Actualidad Penal”, de la que fue Director durante algunos años, desde su primer número hasta su cierre el año 2003. Es también autor de unos comentarios en 2 Tomos al vigente Código Penal tras su reforma por la Ley Orgánica 5/2010, editados por Comares, Granada. Su último libro, publicado el año 2012 por la editorial La Ley, de Madrid, se ocupa de “La responsabilidad patrimonial por el funcionamiento de la Administración de Justicia”.

Ha colaborado en algunos periódicos nacionales, como ABC, Diario 16, La Razón, El Mundo, El País, La Gaceta de los Negocios, La Clave, Epoca y Expansión, y semanalmente, durante muchos años en Estrella Digital. También en la revista alemana “Juristenzeitung” y otras especializadas de México y Argentina.